Introducción a L+C
(a modo de advertencia)
Lucía Germano *


Este dossier con el que se encuentran en este número de No Retornable es material de importación, llega exclusivamente desde Uruguay y resume la experiencia del Encuentro de Literatura y Cine (en adelante L+C) realizado en Montevideo los días 27, 28 y 29 de mayo del presente año. Sus locaciones, como era debido, fueron las aulas de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la Universidad de la República, de donde provenimos la amplia mayoría de los integrantes de la organización, y también distintas salas de la Cinemateca Uruguaya, de cuya escuela proviene el resto de los integrantes, ambas instituciones emblema de las Letras y el Cine respectivamente.

Esta iniciativa fue posible gracias a la financiación principalmente del Fondo Concursable para la Cultura que ofrece el Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay, en la categoría eventos culturales. Concurso anual que en sus distintas áreas y categorías financia proyectos culturales y de patrimonio.

La idea surgió, descontadas las pasiones de los integrantes, de entender un vacío en nuestro acervo cultural uruguayo: un espacio definido que encarara las cuestiones teóricas, problemáticas e irresueltas de las relaciones entre cine y literatura desde una perspectiva uruguaya, enfáticamente. Más allá de las más pensadas "adaptaciones" (transposiciones, traducciones o como prefiera el lector llamarle) este encuentro buscó, y podemos anticipar que logró, indagar también en otros puntos de contacto como las miradas y guiños que cada una de estas artes, a su manera, realiza a temas, personajes e íconos asociados a nuestra tan buscada e inventada "uruguayez". A este respecto, resulta importante aclararle a algún desprevenido lector no-uruguayo que de donde provenimos la refundación del cine nacional con casi cada película que se estrenó hasta hace no más de cinco o seis años atrás era discusión ineludible desde charlas de café hasta la prensa local, situación distinta a la realidad argentina por citar un ejemplo. El público, y gran parte de la crítica, esperaba incensamente el estreno de "la película uruguaya" y se sentía a menudo defraudado ante las promesas de verse identificados en la pantalla grande sin ser tal vez demasiados concientes de que el cine, como la literatura, en tanto discursos, participan más en la construcción de imaginarios que en la mera representación de ellos. A Uruguay le costó creer que un cine nacional es posible, como en su momento también le costó creer que la literatura fuera de la gauchesca o el teatro fuera de un Sánchez eran posibles. Parece que el resumen de los inicios de nuestra historia cultural fuera la falta de fe. Ante este panorama, hoy a fase más avanzada afortunadamente, L+C reúne esfuerzos logrando congregar a investigadores, más provenientes de las Letras que del Cine; a cineastas cuya relación con la literatura no es estrechamente académica; a escritores; a estudiantes de distintos campos humanísticos; a críticos de cine y a críticos de literatura (sí, por separado) invitándolos a pensar y analizar no solo el arte al cual se dedican, si no también a aquel otro, pareja en conflicto desde los inicios. Es decir, uno de los destacables esfuerzos de este encuentro fue que brindó el espacio necesario para analizar este cruce de lenguajes donde previamente la discusión al respecto resultaba escasísima. Encontrábamos estudios de una y otra arte, pero los caminos que corren entre ambas eran poco transitados.

Afortunadamente, las invitaciones, por regla general, fueron bien aceptadas y obtuvimos estudios de gran calidad y se originaron interesantes investigaciones que sin dudas darán mayores frutos en los próximos años.

Al ser una primera instancia, muchos temas quedaron en el debe y seguramente se irán desarrollando en estos años dado que se evidenció un público ansioso por escuchar, estudiar y sobre todo discutir esta temática. Nuestro programa tuvo la fortuna de contar con la presencia de Manuel Martínez Carril (Director Honorífico de Cinemateca Uruguaya) y María José Santacreu (Coordinadora General Interina de Cinemateca Uruguaya) hablándonos del olvidado Enrique Amorim (1900-1960), escritor, guionista y director de cine de cuyo material fílmico original (un acervo riquísimo que muestra el campo cultural de una época) poco se sabe dónde ha ido a parar y mucho se ha perdido para siempre, como Martínez Carril supo contarnos. Se proyectaron las dos versiones de "21 días", relato breve de Amorim (1946), en su primera versión dirigida por el mismo Amorim (1953), y la segunda versión (1963) de Ildefonso Beceiro. Como elemento sorpresa, se proyectaron fragmentos de "Escritores" donde vimos a Horacio Quiroga en Misiones con su mujer y su hijo y jugando con un coatí, a un joven Borges tomando mate y sonriendo, a un Paco Espínola y un Alfredo Mario Ferreiro, entre otros. Inmediatamente contamos con la ponencia de Jorge Fierro, integrante de la organización, cuyo trabajo podrán leer a continuación y que intenta, con gran manejo de la teoría, rebatir el prejuicio usual de que "el libro es siempre mejor que la película" entre otras cosas. Continuamos con la proyección del documental "Jamás leí a Onetti" (2009) del Director uruguayo Pablo Dotta constituyendo su tercera realización dedicada a Juan Carlos Onetti en el cual intenta recrearnos el legado onettiano.

El segundo día comenzó con la mesa redonda del Centro Cultural Urbano discutiendo la transposición de "Los señalados de Dios" (2008) de Juma Fodde inspirado en los cuentos "A la deriva" y "La gallina degollada" de Horacio Quiroga. Esta fue una instancia particular ya que ninguno de los integrantes de la mesa tenía formación especializada en ninguno de los campos, pero aportaron desde la mirada creativa del lector y de un trabajo previo que como taller literario realizaron meses antes del Encuentro. Ese día proyectamos "El hombre de Walter" (1995) de Carlos Ameglio, una transposición principalmente de "Nuestro iglú en el Ártico" de Espacios libres (1987) de Mario Levrero y "El pequeño héroe del arroyo del Oro" (1929) de Carlos Alonso, última película muda uruguaya que recrea de manera ficcionalizada la historia de Dioniosio Diaz quien se convirtió en una especie de mártir infantil. Sobre Levrero y el cine se realizaron dos trabajos, uno de ellos: la ponencia de Mariana Amieva (Directora de la revista cine 33 cines) que brindamos para leer donde además encontrarán importantes aproximaciones teóricas acerca de la temática que nos ocupa. Sobre la segunda película se realizaron también dos trabajos, adjuntamos el de Georgina Torello (Profesora Adjunta de Literatura Italiana en FHCE, UdelaR) para su disfrute.

El día continuó con la primer mesa sobre Onetti donde el eje de la discusión giró en torno a "El dirigible" (1994) del ya mencionado Pablo Dotta. Esta película y todo lo que ella trajo consigo fue un tema recurrente en L+C y podrán apreciarlo en la ponencia de Alejandra Torres y en menor medida en el artículo que cierra este dossier donde nuestra compañera Deborah Rostán nos cuenta sobre la discusión de Miss Tacuarembó (2004) de Dani Umpi y su homónima película de Martín Sastre (2010) que fue en varias ocasiones, por su estética y su temática, contrapuesta a "El dirigible".

Cerramos el 28 con la participación de Guillermo Casanova, Director de "Viaje hacia el mar" (2003) y Heber Raviolo (Fundador de Editorial Banda Oriental y quizá el mayor crítico de Morosoli). Ambos nos brindaron sus lecturas del escritor uruguayo Juan José Morosoli (1889-1957) y en el caso de Casanova cómo fue que decide llevarlo al cine aún cuando muchos de su generación desviaron la mirada de escritores criollistas como Morosoli privilegiando otras narrativas. Sin embargo, para Casanova la lectura de Morosoli lo acerca a Raymond Carver.

El domingo 29 probamos un nuevo formato, al que dimos en llamar "diálogo" para conversar con Laura Santullo. Este es un caso bastante particular dada su experiencia como escritora de cuentos, novelas y guiones. Santullo es ella misma una bisagra entre estas artes y con su tono ameno nos contó de sus experiencias. Posteriormente nos introdujimos en la experiencia de Julián Goyoaga y Germán Tejeira, Directores de "Tanto tiempo" (2005) y "El hombre muerto" (2009), cortos que proyectamos a continuación junto con "Perro perdido" (2003) de Arauco Hernández y el ya mencionado "Los señalados de Dios".

Continuamos con la segunda mesa sobre Onetti en el cine donde discutimos sobre la reciente película de Álvaro Brechner "Mal día para pescar" (2009), nuevamente "El dirigible" y el corto también de Pablo Dotta "Tahití" (1989). Además se abordó la presencia de la poética onettiana a modo de transposiciones ocultas, en palabras de María José Olivera, "Onetti: el director invisible".

Gracias a Pablo Rocca (Profesor Titular de Literatura Uruguaya en la FHCE, UdelaR) tuvimos el balance histórico de cómo el cine se introduce, no solo en Uruguay si no en el Río de la Plata y de qué manera es percibido por lo críticos habiendo desencuentros entre aquellos que lo divisan como una irrupción neobárbara y aquellos quienes la sienten como un estímulo.

La última mesa de ponencias realizó de alguna manera el contrapunto entre "El dirigible" y la nueva estética de la mano de un interesantísimo trabajo sobre "Miss Tacuarembó". De manera lateral, y como ya anticipé, encontrarán parte de esta discusión en el artículo que cierra este dossier.

Esta introducción pretendió adentrarles en lo que fue L+C, los temas que abordó, las discusiones que se presentaron y las ramificaciones que está teniendo. Ahora solo nos resta agradecer No Retornable la invitación a participar de su revista e invitarlos a continuar la lectura de este dossier.
*Autora
Lucía Germano es estudiante avanzada de la Licenciatura en Letras, en Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la Universidad de la República de Uruguay y Colaboradora Honoraria (por concurso) en la Sección de Archivo y Documentación del Instituto de Letras de la Facultad de Humanidades. Además, es la Responsable Legal del Encuentro de Literatura y Cine llevado a cabo en mayo de 2011.