Volver Menú
Travesías: del género, la ciudad y la literatura
María Lucía Puppo*

Una primera escena nos ubica en una tarde de otoño de 1925. Una mujer de poco más de treinta años vaga sola por “tristes calles derechas, agrisadas e iguales”. Si la caminata urbana es una actividad moderna por excelencia, lo inédito aquí es la voz femenina que irrumpe en el espacio público. Pero no todo son promesas: el asfalto ha apagado los sueños de la mujer y el Río de la Plata “desolante y sombrío” confirma en Buenos Aires la quietud de los cementerios.

El segundo paisaje es el de una ciudad latinoamericana donde promedia el fin de siglo y de milenio. Ahora un hombre nómade, sujeto a la deriva, se entrega al extravío y la errancia. En el acto de perderse en las calles cifra el “conocimiento exploratorio” de las tramas sensibles y las formas expresivas de la urbe, “percepciones intuitivas balbuceadas en un lenguaje lleno de suspensos”.

Entre la autofiguración flâneuse de Alfonsina Storni y el viaje deseante de Néstor Perlongher se tensa un arco de experiencias que estrechan íntimamente los registros del género, la ciudad y la literatura. Esta tríada conceptual estuvo en el origen de una mesa temática que formó parte de las Jornadas (Des)tramando prácticas culturales urbanas desde el género y la sexualidad, que organizamos junto a Silvia Elizalde, Karina Felitti y María Laura Rosa en octubre de 2009, con el auspicio del Fondo Nacional de las Artes, el Departamento de Artes Visuales del Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini y el Instituto Interdisciplinario de Estudios de Género (IIEGE) de la Facultad de Filosofía y Letras, UBA. El objetivo general de las Jornadas fue reunir a jóvenes artistas, activistas, investigadores e investigadoras para que compartieran sus exploraciones en torno al arte, las representaciones mediáticas y la literatura en la Buenos Aires de la última década.

Los artículos que integran este dossier configuran un territorio donde es posible pensar lo macro en función de lo micro a partir de algunas preguntas convocantes: ¿qué aportan las ficciones literarias a la experiencia urbana y la reflexión sobre la ciudad contemporánea?; ¿de qué modo se vinculan los textos con las complejidades de los imaginarios sociales y, específicamente, con los del género y las sexualidades?; ¿qué mapas provee la literatura de la última década para reconocer distintas fronteras territoriales, semióticas, sociales? ¿Qué sintaxis organiza las relaciones entre los sujetos y los espacios?; ¿qué trayectos –familiares, eróticos, políticos- se narran a partir de la travesía urbana?

Ya los títulos de los trabajos reunidos demuestran la diversidad de los textos y los géneros discursivos abordados (novela, cuento, poesía), así como la variedad de enfoques temáticos y propuestas metodológicas que se dan cita. Mariano García vuelve sobre Las noches de Flores (2004), de César Aira, con el fin de subrayar una doble performatividad genérica (sexual y literaria) que a la vez que subvierte la ley del género impide adjudicar a la novela o a su autor una visión totalizadora o “máxima” sobre la sociedad. Algunas constelaciones familiares alternativas, basadas en elecciones surgidas desde y hacia lo comunitario, son examinadas por María José Punte en tres textos que reconstruyen la mirada de la infancia: la novela La casa de los conejos (2008), de Laura Alcoba, el libro de cuentos Villa Celina (2008), de Juan Diego Incardona, y el film Los rubios (2003), de Albertina Carri. El cuestionamiento desde la lógica queer de la identidad del Hijo resulta perturbador en Los topos (2008) de Félix Bruzzone, novela en la que Emilio Bernini rastrea el hilo del fascismo perpetuado en sus formas estatales y también familiares, cotidianas, micropolíticas. Por su parte Laura A. Arnés advierte en el cuento “Celos” de María Fasce –incluido en A nadie le gusta la soledad (2007)- una compleja puesta en escena del deseo lesbiano y sus conflictivos modos de representación. Finalmente, el trabajo de Mariela Méndez sobre Rasgado (2006), de Lila Zemborain, nos acerca al discurso poético que textualiza la experiencia límite de una madre en otra ciudad desgarrada, la Nueva York de los días posteriores al 11 de septiembre de 2001.

Como todo itinerario en la gran ciudad, este recorrido no pretende resultar sistemático ni exhaustivo. De hecho resultaría imposible una lectura que contemplara las innumerables travesías que presentan el teatro, la crónica, el ensayo y tantos otros poemarios, novelas y compilaciones de relatos que apelan a un mapa posible de esta ciudad que hablamos y que nos habla, como diría Roland Barthes. Sin apuntar a generalizaciones o interpretaciones definitivas, este dossier debería invitar a cada lector y lectora a señalar convergencias, desajustes y tensiones que coexisten en los textos y que bien pueden ser leídos como indicios de una sociedad que se mira, se piensa y se sueña desde un presente fragmentario y disperso.

*Autora
María Lucía Puppo es doctora en Letras e investigadora del CONICET. Enseña Teoría de la Comunicación y Teoría y Análisis del Discurso Literario en la Universidad Católica Argentina. Publicó La música del agua. Poesía y referencia en la obra de Dulce María Loynaz (Biblos, 2006) y numerosos artículos que examinan problemas de teoría literaria y literatura comparada. Actualmente sus investigaciones se centran en la semiosis del espacio urbano que proponen los textos poéticos contemporáneos. Co-organizó, entre otros eventos, las Jornadas (Des)tramando prácticas culturales urbanas desde el género y la sexualidad. Un diálogo entre artistas, investigadores/as y activistas (2009).