Volver Menú
Surf (1)
Guillermo Saccomanno*

Al terminar la temporada, cuando la playa se vacía, aparecen los surfistas. Los balnearios ya levantaron las carpas. La costa es un horizonte de viento, arena y mar. Entonces, los surfistas. Parecen haber estado siempre ahí, a unas brazadas de la orilla, en la rompiente, esperando. Ahora el mar les pertenece. Y van a permanecer en el agua, agazapados, aún contra el presagio de una sudestada.

Hay que verlos desde acá, desde la playa, en lo que dura esa espera, la espera de una ola. A veces están desde temprano. Así amanezca gris y pinte tormenta. De pronto, te preguntás por qué no aprovecharon esa ola. Pero la ola que el observador calcula apropiada puede no ser la que espera el surfista. Esa ola esperada es un sueño personal. Y si el mar está demasiado manso, en esa calma se advierte una premonición. Después del sosiego se van formando ondas. Viene ese suspenso del cuerpo sobre la tabla, los músculos en tensión, listos para el salto y el viaje a lo largo de la ola. Pero si se quiere una ola adecuada, además de reflejos, hace falta ese golpe de suerte que facilitará un equilibrio vertiginoso en la cresta de espuma. Porque el mar es traicionero acá. Igual, para que ese golpe de suerte ocurra hay que estar en el agua, siempre, esperando.

Uno se pregunta cómo se explica eso que está y no está en la ola. Por ahí el misterio se explica en la espera.

De qué estoy hablando.
De escribir.

Nota
(1) Este texto es un fragmento de una novela inédita del autor.
*Autor

Guillermo Saccomanno nació en Buenos Aires en 1948. Entre sus libros se destacan Situación de peligro, Bajo bandera (llevado al cine con igual nombre), Animales domésticos, La indiferencia del mundo, El amor argentino y El pibe. Obtuvo el Primer y Segundo Premio Municipal de Cuento, el Premio Revista Crisis de Narrativa Latinoamericana y el Premio Club de los XIII. En 2001 le fue otorgado el Premio Nacional de Novela por El buen dolor (Emecé, 2000). Su novela La lengua del malón (Planeta, 2003) tuvo un gran éxito de crítica y público. Varios relatos suyos han sido traducidos a distintos idiomas y recogidos en antologías.
En la actualidad dirige un taller de narrativa y es colaborador de Página/12.