Volver Menú
Un dios demasiado pequeño
de Juan José Burzi (Edulp –2009)
Nicolás Pose*

El último libro de Juan José Burzi, un dios demasiado pequeño, acaba de ser publicado por la Editorial Nacional de la Plata (Edulp). Algunos de los relatos que recopila el libro ya habían sido leídos por el autor en el ciclo de lectura que organiza junto al grupo Alejandría, como es el caso de “Reyna”. Todos los relatos que componen este volumen son diferentes variaciones del horror, ejercicios que Burzi bosqueja buscando impresionar al lector a través de historias pobladas, básicamente, por dos especies de seres: los mutilados y los enfermos mentales, cada uno de ellos con patologías particulares.

Desde las primeras páginas, los epígrafes anuncian el horror, lo abyecto, como el tema dominante de los relatos, como lo demuestra la cita del escritor japonés Akutagawa extraída de Las Puertas del Infierno: ¨Sólo los que no son artistas de verdad pueden no encontrar atractivos en lo horrible.¨ Así en la primera historia, “Mil Ojos”, nos encontramos con un bar que exhibe mujeres maquilladas en jaulas como si estuvieran muertas (retomando la idea de una costumbre japonesa no muy difundida de la era Showa, ya que existían ciertos bares en donde se podía beber tranquilamente frente a cadáveres). Mirar, observar las marcas de la muerte sobre los cuerpos, es la principal razón para que los clientes acudan a ese lugar y, de paso, se exciten. El acierto del relato está en que es la misma protagonista quien narra acerca de estos comportamientos extraños, ya que comienza a trabajar en el bar gracias a una amiga. En la segunda historia, dos seres mutilados debido a un accidente de tránsito, descubren la manera de excitarse y acceder a la sexualidad imposibilitada gracias a la parálisis del hombre en sus piernas, a través de métodos relacionados con el sadomasoquismo y la laceración de la carne. La tercera historia, “Reyna”, de estirpe quiroguiana, describe el enamoramiento de un enfermero por una mutilada, más cerca del fetichismo perverso, y de la curiosidad por las experiencias abyectas, que del amor. “Reyna” es uno de los relatos que mejor expone la sacralización y la admiración por un tipo de belleza que a cualquiera repugnaría o le daría lástima. El relato que da nombre a todo el libro, cuenta la historia de un inválido que logra construir una iglesia propia, y describe todas las consecuencias que se desprenden de su pensamiento enfermizo hacia su familia. El relato que le sigue, narra los momentos anteriores a la muerte de la esposa de un predicador, abandonada a su suerte debido a que debía soportar el dolor de su enfermedad hasta la muerte, simplemente porque el dolor es “un regalo de Dios”. Con respecto a los últimos dos relatos, “Como gotas de polen”, retoma la temática actual de la anorexia, pero con el sentido de la belleza decadente, donde la flacura, la blancura, y la acentuación de las formas esqueléticas del cuerpo, son admiradas por la romántica mirada de una mujer hacia su propio cuerpo. Donde lo liviano, lo esquelético, y la palidez, son atributos y no defectos, ya que su protagonista los relaciona con lo etéreo y lo sublime, fiel a ese modelo decimonónico de belleza de la mujer pálida, tuberculosa y de cuello fino como aguja. En el último relato, “Un acto privado”, un funcionario del estado, para escapar de la rutina laboral y familiar, se encierra en un cuarto y se masturba con la fotografía de Hitler mientras escucha la música de Wagner. Ilustrando un acto fetichista y perverso, el último relato es uno de los más cruentos, ya que demuestra que la ideología fascista llega al extremo de entrometerse en las más pueriles fantasías sexuales de ciertos individuos.

En su último libro, Burzi cuenta historias que pocos se atreverían a narrar, y da una idea de ese otro mundo que todos prefieren soslayar, pero que lamentablemente, por lo general, suele estar a la vuelta de la esquina de donde vivimos.

*Autor
Nicolás Pose nació el 27 de Diciembre de 1980 en Capital Federal. Es narrador y músico, actualmente cursa la licenciatura en Letras en la Universidad de Buenos Aires. Obtuvo el primer premio de narrativa en el VIII Certamen internacional de Poesía y Narrativa Breve “Homenaje a Pablo Neruda”, organizado por la editorial “De los Cuatro Vientos”.