Volver Menú
Cosmorama
Alejandro Mendez*
Brasilia

El atardecer en el palacio de Itamaraty
se refleja en los ventanales,
y en las siluetas de
los funcionarios
del P.T.

El polvo
de los Sin Tierra
llegó a la que alguna
vez fue la ciudad del futuro.

Alguien dijo que
era poesía concreta,
mientras las pasarelas de Niemeyer
conducen –directo-
al cerebro negro
de Piranesi.

Racionalismo tropical
o
Bauhaus
à la Carmen Miranda.

Dizem que minhas maos falam.

Algo vivo que sepultado
se agita desesperadamente;
algo del sueño de Kubischek
y sus celdas comunistas;
algo de la ausencia picnoléptica.

Dizem que minhas maos falam.

Para suplir este pliegue
del tiempo,
una compañía alemana
ya está vendiendo celulares
para acompañar al muerto,
con batería suficiente
para varios meses…
…si sus manos llegaran a hablar.

La risa
solar
atrapada
en la fragua
del cemento.

Nadie se pierde
en los jardines de piedra
de Burle Marx;
todos los caminos
conducen al Planalto y

a nuestra Señora de la Aparecida:
gran plato volador;
Brasilia desplegando
su forma de avión
o de mariposa
en la supercuadra 202 Norte.

La risa
solar
atrapada
en la fragua
del trópico.



Zaum

En este ahora, en aquel
entonces; los ojos cerrados
y la visión rápida del futuro.

Indicios del gruñido
transmental.

Zaum…


Cada letra contiene al mundo.
Sus capas de sentido inundan
la garganta y prolongan el tañido
del campanario más alto.


*


La zeta es el reflejo de un punto móvil desde la superficie de un espejo hasta un ángulo igual al ángulo de incidencia. El impacto de un rayo sobre una superficie sólida.

La eme es la desintegración de cierta cantidad en infinidad de pequeñísimas partes (dentro de ciertos límites) igual a la totalidad de la cantidad original.

La ese es un punto fijo que sirve como inicio para el movimiento de varios otros puntos que comienzan allí su trayectoria.

La ele es la expansión de la más pequeña ola en la más ancha superficie posible perpendicular a un punto móvil. La formación de un cuerpo sinuoso en el desierto.


*


Esas letras pueden curar, siendo
el puro efecto o imantación
suave de repetición
inmemorial.


Son lo que podrían provocar,
su contundencia clara de edificio
conjetural; o el temblor irradiante
de sinestesia telepática.

Zaum…

Más allá del lenguaje de los pájaros,
su gorjeo,
o del lamento de los árboles
y sus raíces parlantes.
Es el balbuceo de los hombres
diciendo:

liberados de los poderes secretos del lenguaje,
extendemos ahora nuestra ley sobre el abismo;
incluso la creación de mundos está a nuestro alcance.




Onhava o el laberinto de Charles Kinbote

La mariposa detenida en la roca
simula la naturaleza mineral
y es un detalle mínimo
pero brillante.

Es un haz de luz,
que tiene idénticas probabilidades
de estar en un momento dado
en dos puntos del espacio;

como los previsibles versos
del hijo del ornitólogo
asesinado
en la última línea.

Su reflejo convexo en la sombra,
John Shade
en lo múltiple, en las notas
(más frondosas que el poema póstumo).

Un árbol ramificado
que avanza y retrocede.

La digresión lateral y anfibia
es la posible locura de Kinbote,
rey o pobre refugiado,
el bienamado comentarista.

Del otro lado existe
una Onhava paranoica
con agentes secretos
y déficit fiscal cero.



La función oblicua


Un agobiante día de verano de 1968,
frente a una cámara de televisión,
el arquitecto explica el punto de vista
opuesto a la verticalidad,
y a los rascacielos de Nueva York.

-En el plano inclinado
no hay otra cosa más que suelo.
La estructura está en todas partes.
La función oblicua es una revolución coreográfica-

dice pausadamente.

En medio del reportaje
se desvía del tema, o eso parece,
para evocar al pintor, yudoca y rosacruz
que grabó las huellas de la lluvia
en un lienzo especialmente preparado,
atado al techo del auto,
a 110 km/h.

El mismo que depositó la fórmula,
en el Instituto de la Propiedad Industrial,
para patentar un color con su propio
nombre: azul Klein;

o

el que dejó en el Monasterio
de Santa Rita de Cascia
-patrona de los imposibles-
una curiosa caja de plexiglás
pintada de rosa, azul y dorado,
acompañada de una inscripción:

Te ruego que intercedas por mí,
ante Dios padre todopoderoso
para que me conceda la gracia
de habitar en mis obras.
Que todo lo que provenga de mí
sea bello.


En este punto, y notoriamente perturbado,
el periodista intenta reencausar la charla.

-¿Qué es la función oblicua?-

-Hacer olas y luego enderezarse de tanto en tanto,
como la rampa en espiral del museo Guggenheim,
o la danza de las escaleras de Palladio-


Para terminar
propone que las paredes
sean sustituidas por corrientes de aire,
y que se compren espacios vacíos
a cambio de algunas monedas de oro.



Shigeru Ban


La sibilante columna de sonido áspero,
transportada por el viento,
le otorga al desierto africano
una dimensión de infierno musical.

Deshilacha las banderas
de la ONU, que están frente al hospital
de campaña, para más tarde perforar las letras
blancas de su sigla.

Los nubarrones aplastan las delgadas
tiendas y anuncian la debacle
en forma de lluvia.

Sus paredes de papel y tubos de cartulina
son un purgatorio inestable, creado
por el arquitecto Shigeru Ban,
quien proyectó envoltorios de golosina
para miles de refugiados.

La opción es el diseño en la tragedia,
los métodos alternativos y baratos
para drenar el excedente humano.

Estos origamis apilados
en la frontera arman el diorama
de la familia rodante;

en el papel lábil
y en el agua,

naufragan silentes.




The smashing machine


Ah el martirio / rosa de nunca / tener hijos a /
quienes llamar / Rocamadour Abel Luke Skywalker.


Ricardo Domeneck




Nektarios, el más alto de los luchadores,
baila el vals como una gacela
con su compañero Torsten,
el de nariz plana y belleza demoledora.

La música afloja los cuerpos magullados
y provoca las primeras risas;
aunque la mirada atenta de Ulf les avisa
que el recreo está por terminar.

El último compás, el punto ciego
de sudor y caras incrédulas,
es el inicio de la charla técnica.

El entrenador esboza una teoría del miedo
y sorpresivamente les cuenta
su período miserable en la Selva Negra.

Tal como hizo Luke Skywalker
en la Guerra de las galaxias,
Ulf debió luchar contra su padre.

No perdió su mano derecha,
ni su espada láser
ni siquiera cayó por el pozo de ventilación
de Ciudad Nube;
pero recibió del padre algo más duradero:
su brutalidad simétrica, el roce ominoso
del sexo.

El silencio en el gimnasio es absoluto.
Nektarios y Torsten saben
que lo que acaban de escuchar
contribuirá a su fortaleza.
Será el combustible necesario
para ganar las peleas
del fin de semana.


Un grito inhumano
sale de la garganta de Ulf,
para luego retomar la charla
como si nada hubiera ocurrido.

Les menciona
a un famoso filósofo,
y repite -como el estoico-
que toda la filosofía se basa
en dos palabras:
sustentarse y abstenerse.




Dromología, o una estética del accidente



I. La defensa siciliana

La campeona de ajedrez
camina por el hotel
masticando aros de cebolla
en su brillante cajita naranja.

Esto no le impide el análisis
de la defensa siciliana
(peones entregados al fragor
de la pequeña ilusión).

Tampoco olvida los senderos
invisibles del Pato Donald,
ni la filiación errática
de sus sobrinos pródigos.

Admira la pequeña historia,
los sueños de expiación
en el sendero supersónico
de la saga familiar.

La campeona de ajedrez
no sabe dónde pisar,
hipnotizada por la retama
ultra amarilla de la Florida.

Suspendida del sueño,
abolida en vuelo libre
desde el balcón,

cae sonámbula

inexpugnable en el
más allá.



II. Blackout

Si fuera un cuadro,
soportaría el lienzo una caligrafía lejana,
pero no es más que una hilera de árboles.

La textura de la corteza
interfiere el diálogo de la luz matinal.
Es un punto suspensivo
sobre las formas caprichosas de las hojas.

Todo cede plácidamente
ante los rayos que horadan la fragante planicie,
y sueldan la resistencia vegetal detenida en el páramo.

Es un punto fijo
que da sentido al movimiento de los pájaros.

Alambres tensados, tranqueras,
líneas discontinuas en el albor cromático de la pradera;
sobreimprimen lo real en el silencio de la ruta.

Atrás,
el monasterio trapense de Nuestra Señora de los Ángeles
es el grado cero de la pampa mística,
su campo de sombras.

El camión que viene de frente
es el faro que resplandece en cada curva,
en la exacta conjunción del rayo,
y el auto que va a su encuentro.

Blackout

Como una flecha,
un movimiento imposible, una falla del tiempo;
el vidrio teje una trama de astillas,
un mapa desbocado
en el lugar de lo que llega por accidente.

Las huellas del desvío sucumben al viento
para develar un nuevo punto fijo.

El auto al costado de la ruta,
rodeado por un coro de hojas lanceoladas,
asume su modesta catástrofe.




III. La otra vida de Matej kus

Al volante de una moto,
y lejos de su Praga natal,
Matej sabe que la fuerza
proviene de la velocidad.

Ser uno con la máquina,
en línea recta, aún en las curvas.
Un artefacto aerodinámico, el cuerpo
al servicio del viento.

Sólo un error en el cálculo,
la aceleración inadecuada
en un estallido accidental
produce la colisión.

Después del choque se levanta
y comienza a hablar en un perfecto inglés,
idioma que jamás había estudiado.

Recibe el don de lenguas
símil Pentecostés,
para bromear con los enfermeros
en el huidizo slang de Whitechapel.

¿De dónde viene esa fluidez?
¿Y eso que repite?.¿Habrá sido punk
en su vida pasada?

I wanna be sedated,
Regina Constrictor.
I wanna be Anna Livia
Regina Plurabelle.


El servicio de salud británico, tan literal,
le aplica una dosis superlativa de valium.

Ataraxia del motociclista que cede al narcótico
sin dejar de balbucear

I wanna be Anna Livia

Entra a la habitación del hospital
no ya con palabras,
sino con letras que caen de su boca.
*Autor
Alejandro Mendez nació en Buenos Aires, el 23 de Agosto de 1965. Integró el colectivo interdisciplinario: Academia Medrano. Tradujo al español a Francis Ponge: El asparagus (Jimmy Jimmereeno. 1993). Publicó los siguientes libros de poesía: Variaciones Goldberg (Ediciones del Dock. Buenos Aires. 2003); Medley (Suscripción/Larga distancia. Barcelona. 2003); Tsunami (Crunch! Editores. México. 2005); Chicos índigo (Bajo la luna. Buenos Aires. 2007).Sus poemas han sido incluidos en numerosas antologías y revistas del país y del exterior. Algunos de ellos fueron traducidos al portugués y al italiano.
Escribe cotidianamente en su blog: www.chicosindigo.blogspot.com. Coordina la primera curaduría autogestionada de poesía contemporánea argentina: www.laseleccionesafectivas.blogspot.com, y el laboratorio de poesía: www.laboratoriopoetico.blogspot.com. Participó el III encuentro de poesía latinoamericana: Poquita Fe (Sgo. de Chile. Octubre 2008)