Volver Menú
El Jardín del Tao
Carlos Godoy*
para Cuqui, Tam y Gabi
a. Hay mangueras de riego
y bichos zumbantes
que polinizan
el jardín del Tao.


b. El sufrimiento en las plantas
es asumido con indeferencia.


c. Los soles,
las estrellas,
la microfísica
giran en orbitas elípticas
a este jardín
silencioso
de hojas pardas
en otoño.


d. La savia goteando es pensamiento baldío puesto a prueba.


e. Tesis:
la depresión
es una endorfina cíclica.

Síntesis:
ejerciendo el silencio
nos acercamos
al pensamiento mutante de las plantas.


f. Todos buscamos luz.
Las plantas.


g. ¿Para qué contar?

¿Quién sabe contar?

La narratividad de las cosas
no tiene ningún sentido en el jardín del Tao.

h. Algunas plantas
fueron decapitadas
en el jardín del Tao.
Mas no dejan de estar vivas.

Sucede, que en el jardín del Tao,
las plantas
toman la noble forma
que el hombre sueña.


i. Hombre y mujer
se inician dentro de la campiña,
al resguardo del ciruelo
junto a las rosas amarillas
del jardín del Tao.

Por las tardes Buda
riega sus cactus.


j. Sentado en un banco
del jardín del Tao
el hombre piensa:

¿Cómo será el jardín del Tao?


k. En el jardín del Tao:

primero el alga,
luego el musgo,
después la orquídea.


l. En este momento
el jardín del Tao
dibuja contraataques.

Mudo bajo la pálida nieve.
*Autor
Carlos Godoy nació en Córdoba en 1983. Coordina talleres literarios y colabora en diversas revistas de arte y literatura. Publicaciones: Prendas (Gog y Magog, Buenos Aires 2005), Escolástica Peronista Ilustrada (Funesiana, Buenos Aires 2007), La temporada de vizcachas (libro en prensa, El niño Stanton, Buenos Aires). También participó de las siguientes antologías: Espuma de rabia, plaqueta de poesía perra (La creciente, Córdoba 2003) y Ultima poesía argentina (En Danza, Buenos Aires 2008).