Do
Juan Pablo Lima
Lo que suena

Do

El Sur
(Independiente, 2015)

Escuchar >



Acá hay mucho más de lo que el mundo dice” es la sentencia irrefutable de “Aguante Todo”, la mejor carta de presentación para introducirnos en el universo de Do, segundo larga duración de los bonaerenses El Sur. Y es que el dúo conformado por Esteban Giannone (Guitarra/Voz) y Pablo Capurro (Bateria/Voz) lo tiene bastante claro: en un mundo donde la música se multiplica en cada rincón de la web, donde los servicios de streaming “democratizan” el anonimato musical de las bandas under, ellos vienen a demostrar que “no son uno más de los que nadie ve”.


En el devenir de la autogestión del siglo XXI, nada te garantiza que cumplir todos los requisitos necesarios para el “éxito” (hacer un buen álbum, cosechar críticas positivas, sonar en la radio, ser un boom de visitas en YouTube, etc.) sea sinónimo de prestigio o reconocimiento. En ese sentido El Sur, sin hacer un uso intensivo de las herramientas digitales de difusión, logra una repercusión propia de una época más rudimentaria, donde el boca en boca se expandía como una metástasis imparable, y la recomendación adquiría el estatuto de un consejo de amigo. Do es un trabajo que trasciende la austeridad de su aspecto exterior, con argumentos de sobra para ser considerado uno de los lanzamientos destacados de 2015.


Los sonidos de El Sur nos remiten a unas coordenadas espacio-temporales bastante precisas, que podríamos situar en Nueva York a mediados de la década del '80, época de esplendor de algunas de las mejores bandas representativas del noise rock y del rock alternativo norteamericano en general, como Sonic Youth y Dinosaur Jr. Aunque sin retroceder demasiado en el tiempo, se pueden trazar lazos de afinidad más profundos con los contemporáneos Yuck o Wavves. En cualquier caso, estamos hablando de un patrón muy reconocible entre todos los artistas mencionados y que a su vez conforman la base estructural de El Sur: melodías ruidosas con espíritu pop, que se desarrollan en un ambiente plagado de guitarras con retroalimentación.


En su lírica la banda no busca reflejar la problemática generacional, ni pretenden disfrazarse de sagaces críticos sociales de la realidad cotidiana, por el contrario -y no por ello menos meritorio- la universalidad de los sentimientos humanos es el combustible de Do. Es así como en la simplicidad de “Prenderte Fuego” (Miré a tus ojos y nada vi/Ahora sólo queda/Prenderte fuego y ser feliz) o en “Impredecible” (Difícil es aprender a mirar/Adelante, nunca hacia atrás), se manifiestan sentimientos habituales como la ausencia, la rabia, el abandono, la culpa, la soledad y se instauran como tópicos que deambulan a lo largo de todo el álbum, sensaciones que se encienden y extinguen, entran y salen, repetitiva y sutilmente, como una puñalada amigable.


Quizás uno de los mayores atributos de El Sur sea justamente la universalidad de su propuesta. A diferencia de otras bandas nacionales que buscan retratar su lugar de pertenencia, cerrando filas en torno a tópicos bastardeados de la cultura popular (los amigos, el barrio, la ciudad, el fútbol, etc.), El Sur puede presumir de conectar con cualquier oyente de cualquier parte del globo terráqueo, independientemente del idioma (también incluyen composiciones en inglés). A modo de ejemplo, no existe un sentimiento más ecuménico que el temor a la muerte, y en ese sentido el dúo nos regala algunos de sus momentos más inspirados en “Todos” (Nadie te avisa/Que esto va a terminar/Vamos flotando/De cara hacia al final), y esencialmente en “Saltar” (A la ciudad del cielo/Vienen a descansar/Todos aquellos/Que quieren esperar).


Do tampoco pretende ser una alegoría a la originalidad, ni mucho menos aportar una cuota de “argentinidad” al rock alternativo norteamericano. Da exactamente lo mismo si el álbum fue grabado en el estudio Fuera del Túnel o en Greene St. Recording, en Buenos Aires o en Nueva York, en 1987 o en 2015. La singularidad de esta obra radica en la naturalidad con la que el dúo conjuga la franqueza de sus emociones con la sencillez de su instrumentación. Y esta articulación solida es la fórmula ganadora de uno de los mejores álbumes del año.



*Reseñador

Juan Pablo Lima nació en Buenos Aires en 1980. Es Licenciado en Comunicación Social (UNQ). Conduce el programa Toma el Tren Hacia el Sur en Radio Factótum. Escribe y reseña para indieHearts.