Gestos de la tradición
Joaquín Correa


Poéticas impropias. Escrituras argentinas contemporáneas, de Nancy Fernández

(Universidad Nacional de Mar del Plata, 2014)



En Poéticas impropias. Escrituras argentinas contemporáneas, Nancy Fernández ha reunido cuatro de sus ensayos recientes: Apuntes sobre Copi: el artista contra el canon, Escrituras argentinas contemporáneas. Condiciones de producción y posautonomía, Algunas formas de la experiencia en Leónidas Lamborghini y Juan L. Ortiz. Usos de la tradición en los «literales» y «neobarrocos» y Ficciones de lo nacional. La preocupación central, como ya podríamos aventurar sólo a partir de estos títulos, es pensar la tradición o, más precisamente, la tradición cultural argentina reciente. De ahí que el espectro de Zelarayán, por ejemplo, aparezca aquí y allá, los debates en torno a las bombásticas afirmaciones de Ludmer se hagan oír o asistamos a las inteligentes cartografías intelectuales que Nancy Fernández va desplegando a través de las páginas.


“Cuando el escritor es un verdadero artista, cuando su práctica entera rompe los límites de una supuesta especificidad de los géneros, su vida y su obra constituyen una realidad singular”, afirma Fernández casi al comienzo del texto sobre Copi, y nosotros tenemos la leve y sin embargo certera intuición de que el movimiento que está proponiendo la crítica es leer las producciones recientes revisando otras poéticas del pasado en vistas a configurar posibles tradiciones diferidas y anacrónicas, con el objetivo último de diseñar acercamientos a la imaginación de nuestras formas de vida contemporáneas. Fin sin duda ambicioso, pero que en lo por momentos explícito y bajo formas ondulantes o elípticas va transformándose en tentativas precisas. Porque, ya lo sabemos, hablar de “bios” en cualquiera de sus manifestaciones recientes es una de las modas intelectuales del momento. Aira, lúcido y adelantado, se ha burlado de ello en su Biografía. Fernández, por su parte, acecha y rodea esas disquisiciones pero desde sutiles afirmaciones, esporádicas, que la colocan ni en un lugar ni en el otro, imposible de clausura. Y ese entre-lugar tal vez sea uno de los méritos del libro.


“Herencia”, “linaje”, “tradición”, “origen”, “canon” suelen confundirse en los textos críticos. Un análisis detenido nos advertirá del error y posibilitará dividir esas palabras, en principio, en dos campos semánticos distintos, apoyados ambos en dos concepciones divergentes sobre la literatura y el arte, nacidas de una ideología de la producción, en último término. Fernández ha optado aquí por el pensamiento de la tradición y los comienzos, en la estela de Borges y Piglia, los formalistas rusos y Nicolás Rosa, entre otros, tomándolos, sin embargo, con la suficiente libertad como para ejercer sus propias variantes sobre ellos y hacer del desplazamiento su punto de partida. Colocar al desplazamiento y a lo diferido en el centro de la idea de tradición le permitirá a Fernández salirse de la lógica de los grupos, las revistas y las declaraciones obvias para detenerse en otros gestos, otros trazos, otras lecturas. Y así, sus recorridos sinuosos sobre estas producciones recientes serán una especulación sobre el tiempo presente.



*Reseñador

Joaquín Correa nació en Mar del Plata, en 1987. Profesor en Letras. Ha publicado artículos y reseñas en distintas revistas, además de Fotografía estenopeica (poemas, 2013) y Yo vi la cara de Lenin y estaba durísimo (crónicas, 2014, La Bola).
Mantiene el blog: http://citasincomillas.blogspot.com.ar/