Ensayos de un filósofo libertario
Sabrina Haimovich


Los Nuevos Rebeldes de Luis Diego Fernández.

(Ed. Debate, 2013)



Libro ensayístico escrito por el filósofo Luis Diego Fernández, conocido por ser el introductor de la filosofía hedonista y el pensamiento de Michel Onfray en la Argentina, Los Nuevos Rebeldes se presenta como una radiografía de la sociedad actual y reflexiona sobre algunos emergentes sociales de nuestra década, tales como el Occupy Wall Street, los indignados de España, la sucesión de revueltas de la primavera árabe, los cacerolazos en nuestro país, las manifestaciones estudiantiles de Chile, y también otras expresiones culturales que no presentan un carácter explícito de protesta política como el surf, la convivencia entre amigos, Lady Gaga, el barrio de Palermo o California. ¿Qué tienen en común todas estas manifestaciones?


La apuesta fuerte de este libro es leer los emergentes sociales antes mencionados desde una matriz libertaria y postular que en la actualidad se puede vislumbrar un regreso de valores tales como el comunitarismo, el liberalismo sexual, el auto-didactismo, el deseo de manejarse por fuera de la relación de dependencia y la crítica a los procesos coercitivos como el matrimonio, el servicio militar, la religión y las jerarquías sociales. La generación que estaría llevando a cabo esta recuperación libertaria sería la de los menores de 40 años y lo estaría haciendo bajo la lógica de Internet, donde los límites entre los países prácticamente no existen, donde las personas están todo el tiempo conectadas a través de las redes sociales, donde cada uno puede aprender lo que quiera por sus propios medios y difundir sus propias ideas en forma gratuita.


La rebeldía es definida como un "no" frente a algo. Y, siguiendo la lógica que plantea Luis Diego Fernández, los nuevos rebeldes son "mirco-rebeldes" ya que sus planteos apuntan más a nivel micro que a nivel macro. La rebeldía que él describe está centrada en crear propias formas de vivir, salirse de las reglas establecidas a nivel cotidiano y ser lo más autónomo posible en cuanto a estilo de vida (a nivel sexual, estético, de autogestión económica, etc.). A diferencia de los rebeldes de la década del 60, cuyo lema era "seamos realistas, pidamos lo imposible", la consigna actual iría sólo por lo posible y esto incluiría únicamente al "modo de vida". Se trata de una apuesta acotada y poco radical y, desde mi punto de vista, algo escueta en su rebeldía. Bajo ella podría leerse un espíritu de desilusión o resignación frente a la inevitable corrupción en el campo político, que también es mencionada por el autor durante el desarrollo de los ensayos. Frente a un modelo de representatividad en crisis, el filósofo vuelve a plantear la tensión entre el individuo y la sociedad, para postular que si bien no sería sostenible una anarquía a nivel general, sí es deseable un grado mayor de libertades individuales. Se retoma el Foucault del micro-poder, pero de lo macro se plantea poco y nada como si fuera algo imposible o sin sentido.


Debo confesar que el tema de la "rebeldía de lo posible" me hizo un poco de ruido al leer el libro. ¿Puede una rebeldía light, edulcorada y baja en contenido graso ser liberadora? ¿De qué libera y de qué no? El hecho de reclamar lo posible me llevó a pensar en dos cuestiones. Por un lado, en que el reclamo pone al otro en el lugar de la decisión y por lo tanto cede el poder, lo entrega. Si retomamos los planteos de Foucault de la microfísica del poder, podría postularse que esta actitud colabora en la concentración del poder al dejarle el lugar de la autoridad al otro. Por otro lado, pienso en que una actitud rebelde más radical tal vez se atrevería a pensar y a luchar por los imposibles de nuestra época, además de hacerlo por los posibles.


A pesar de algunas cuestiones como estas con las que puedo disentir, la lectura me resultó interesante. El libro incluye una recopilación de experiencias de nuevas formas de vida que muestran ciertos cambios que se están produciendo en el entramado social. Sus hojas están plagadas de entrevistas a nudistas, nómades, poli-amorosos, etc., en las que se evidencian transformaciones en el modo de pensar la vida y cuestionamientos a instituciones fuertemente arraigadas en la sociedad como la familia, el Estado, la monogamia, la monosexualidad. Podría decir que Los Nuevos Rebeldes es una literatura indispensable para todo aquel que crea que la vida es de una sola forma posible. Otro aspecto interesante de la lectura es el acercamiento a los planteos libertarios. Creo que como difusión de estas ideas y recuperación de esta tradición de pensamiento, el libro funciona perfectamente.


Los Nuevos Rebeldes es un libro polémico que no pasa desapercibido. Al mostrar ideas y estilos de vida alternativos, llama al debate y convoca a la reflexión. Desde este lugar, su autor contribuye con el desarrollo de una tradición libertaria en la actualidad. Vale la pena seguir profundizando, difundiendo y poniendo en discusión en estos temas.



*Reseñadora

Sabrina Haimovich es Licenciada en Comunicación Social (FSOC-UBA) y Licenciada en Psicología (PSI-UBA). Ha colaborado como periodista cultural en varios medios.
Contacto: sabrina.haimovich@gmail.com