Viñas Desmoronadas
Su Tung P'o
Tomás Fadel


Tung P'o

[Como dos años después de Huang-chou, mi adversidad y mi pobreza crecían día a día hasta que un amigo, Ma Cheng-ch'ing, preocupado porque no tenía lo suficiente para comer, le preguntó a la administración del distrito si podían darme el uso de dos hectáreas que antes habían sido un campamento militar, para que yo pudiera cultivarlas para mí mismo. La tierra estaba intacta desde hace rato, y no era más que un jarillal lleno de piedras y baldosas rotas. Como era poco, fue un año de intensa sequía. Llegué casi a extenuar cada centímetro de músculos y energías para dejarla lista para el cultivo, y dejando ir el arado con una mirada, escribí estos poemas para consolarme en medio de mis tareas. Quizás en los años por venir la cosecha sea tal que habré olvidado el duro trabajo que ahora pongo en ella.]

Fincas abandonadas, nadie atiende,
paredes de viñas desmoronadas
quién gastaría fuerzas en tierras como esta?
Trabajar todo el año para nada
Y acá hay un extraño,
el cielo contra él, ningún lugar adonde ir
Entro para atacar los escombros y sacudir la tierra
El clima seco, el suelo infértil.
Desmalezo y me pregunto
si podré alcanzar un puñado de trigo
exhalo y dejo ir el arado
cuándo voy a llenar el galpón?

Un montón de campo sepultado por la maleza,
pero monte y bajo tendrán su uso.
Las tierras más bajas y húmedas, ahí plantá arroz,
jujubes y castaños al este del arroz
Mi amigo Shu, al sur del río,
ya me prometió semillas de mora
Un buen bambú no es difícil de plantar
(nomás tené cuidado de que no se te haga plaga).
Y ahora, elegir el mejor lugar
para construir mi casa.
Un chico incendiando un campo viejo
corre para decirme que encontró una surgente,
es muy pronto para prometer una buena comida,
pero ya sabemos dónde llenar nuestros vasos

Un arroyo pasa por la finca
(ese agua estancada llena de pasto)
viniendo de las montañas de ahí atrás
por abajo de las paredes de la ciudad
y por algunos pueblos
y desemboca en la laguna K'o Clan:
una hectárea plagada de peces y calamares,
seca, atacada por lentejas de agua.
Anoche algunas nubes cruzaron las montañas del sur,
tierra empapada y convertida en un gran surco
Los arroyos fueron encontrando sus canales,
advirtían que había cortado las malezas para ellos
En el barro, algunas raíces de berro
todavía vivas del año pasado.
Y si las yemas se abrieran de nuevo este año,
comería guiso de paloma!

Planté el arroz antes que Chin'g Ming
y todavía cuento alegrías.
El cielo nublado oscurece el lago
charlo con amigos en los arrozales verdes
El injerto me toma hasta principios de enero,
disfruto plantando en medio del viento.
La luna se ve débil en las hojas húmedas
Viene el otoño y las espigas crecen congeladas
caen, y descansan duras una contra la otra
Desde la ribera y el dique, sólo escucho
el sonido de las langostas en forma de viento y tormenta.
El arroz pelado pasa por el vapor,
granos de jade que se iluminan en la canasta.
Hace mucho tiempo
que sólo como lo que me da el gobierno:
arroz viejo y oxidado, peor que barro.
Ahora voy a probar algo nuevo
que ya le prometí a mi boca y a mi panza

Un buen agricultor odia desperdiciar la tierra,
tengo suerte de que este terreno haya estado diez años vacío
Es demasiado pronto para contar moras,
mi mejor recompensa es un puñado de trigo.
Planté las semillas y en un mes
la chipica en las hileras se volvió verde.
Un viejo de acá me lo advirtió,
no dejés que las semillas se abran muy rápido
Si querés un montón de harina,
poné a pastar una vaca o una cabra.
Buen consejo. Doy las gracias,
no te olvidaré cuando esté lleno

Planto jujubas y en un tiempo ya las estoy cosechando,
planto un pino y en un tiempo podrá ser cortado
Voy a tener que esperar más de diez años,
pero hice bien en ponerlos ahí
Si total, qué son diez años
cuando mil pasan como granizo en la lluvia,
lo escuché de los "esclavos" de Li Hen'g,
y ese es el mejor plan para seguir.
Un amigo con el que trabajé
que ahora es puestero en Ch'ien-yüe,
me mandó unas naranjas de siete centímetros de diámetro
que iluminan la habitación con su brillo
Si me hubiera mandado unos cien plantines,
los hubiera plantado en primavera, cuando el hielo es grueso,
ya las veo a través del cerco de bambú,
cientos, verdes y amarillas, colgando sobre las terrazas.

Eastern Slope

[For two years after coming to Huang-chou, my hardship and poverty increased day by day until a friend, Ma Cheng-ch'ing, distressed by the fact that I wasn't getting enough to eat, asked the district administration to give me the use of several tens of mou of land which had formerly been an army camp, so I could cultivate it for myself. The land had been left untouched for a long time, and was no more than a waste of brambles, stones and broken tiles. In addition, it was a year of several severe drought. I came near to exhausting every ounce of muscle and energy I had opening it up for cultivation, and letting go the plow with a sight, I wrote this poems to console myself in my labors. Perhaps in years to come the harvest will be such that I will forget the hard work I put into it.]

Abandoned earthworks nobody tends,
collapsed wall tangled in vines-
who'd waste strength on land like this?
Work all year for no return.
But here's a stranger, alone,
heaven against him, nowhere to go,
pitching in to clear the rubble and wrack.
Weather too dry, soil lean:
pushing through brambles and weeds,
wondering can I scrape out a and full of produce,
I sigh and let go the plow-
my barn - when will I fill it up?

Waste fields buried in brush,
but high and low will have a use.
Damp lowland - plant rice there;
jujubes and chestnuts on the eastern side.
My Shu friend south of the river
has already promised mulberry seeds;
good bamboo's not hard to grow
(only watch it doesn't spread out of hand).
Now to choose the best site,
the safest place to build my house.
The boy burning off dead grass
races to tell me he's found a well.
It's too soon to promise a hearty meal,
but we know where to fill our drinking gourds!

A little stream used to cross my land,
came from the mountain pass back there,
under city walls, through villages -
the current sluggish and choked with grass -
feeding finally into K'o Clan Pond,
ten mou stocked with fish and shrimp.
Drought this year dried it up,
its cracked bed plastered with brown duckweed.
Last night clouds came from ills to the south;
rain soaked the ground a plowshare deep.
Rivulets found the channel again,
knowing I chopped back the weeds.
In the mud a few old roots cress
still alive, from a year ago.
If white buds will open again,
when spring doves come I'll make a stew!

I planted rice before Spring Festival
and already I'm counting joys!
Rainy skies darken the spring pond;
by green bladed paddies I chat with friends.
Transplanting takes till the first of summer,
delight growing with wind-blown stalks.
The moon looks down on dew-wet leaves
strung one by one with hanging pearls.
Fall comes and frosty ears grow heavy,
topple, and lean propped on each other.
From banks and dikes I hear only
a sound of locusts like wind and rain.
Rice, newly hulled, goes to the steamer,
grains of jade that light up the basket.
A long time I've eaten government fare,
old rusty rice no better than mud.
Now to taste something new -
I've already promised my mouth and belly

A good farmer hates to wear out te land;
I'm lucky this plot was ten years fallow.
It's too soon to count on mulberries;
my best bet is a crop of wheat.
I planted seed and within the month
dirt on the rows was showing green.
And old farmer warned me,
don't let the seedlings shoot up too fast!
If you want plenty of dumpling flour
turn a cow or sheep here to graze.
Good advice - I bowed my thanks;
I won't forget you when my belly's full.

Plant jujubes and in time I can pick them;
plant pine and in time it can be cut.
I'll have to wait ten years or more,
but I did right to put them in.
After all, what's ten years
when a thousand pass like hail on the wind?
I've heard of Li Heng's "slaves";
his is the best plan to follow.
A friend who was an official with me,
now at a post in Ch'ien-yüeh,
sent me oranges three inches across -
they lit up the whole room with their shining.
If he'd get me a hundred seedlings
I'd plant them in spring when ice is thick.
I see it now - beyond the bamboo hedge,
green and yellow dangling by the roof tips

Insomnio en el bote

El viento cruje entre las cañas y las totoras,
abro la ventana para ver si al fin llueve,
la luna inunda el lago.
Los barqueros y los pájaros acuáticos sueñan lo mismo,
un pez gigante los salpica como a un zorro asustado.
Es tarde, hombres y criaturas se olvidan unos de otros,
mientras mi sombra y yo nos entretenemos.
La marea oscura se arrastra sobre la llanura,
una pena para los gusanos de barro
La luna que cae, atrapada en un sauce
ilumina una araña boca abajo
La vida y la tristeza pasan rápido,
hasta que las perdiste, en una escena como esta.

El gallo arranca, las campanas suenan, cien pájaros se dispersan,
los tambores anuncian mi llegada,
gritan las respuestas, las gritan!

On a Boat, Awake at Night

Faint wind rustles reeds and cattails
I open the hatch, expecting rain - moon floods the lake.
Boatmen and water birds dream the same dream;
a big fish splashes off like a frightened fox.
It's late - men and creatures forget each other
while my shadow and I amuse ourselves alone.
Dark tides creep over the flats - I pity the cold mud-worms;
the setting moon, caught in a willow; lights a dangling spider.
Life passes swiftly, hedged by sorrow;
how long before you have lost it - a scene like this?
Cocks crow, bells ring, a hundred birds scatter;
drums pound from the bow, shout answers shout.

Leyendo a Meng Chiao

Noche: leyendo unos poemas de Meng Chiao,
cada trazo, un pelo de vaca.
La lámpara. Mis ojos irritados nadan.
A veces se encuentra un verso bueno,
algunas flores levantándose en el barro
piedras superpuestas obstruyen la corriente
forman rápidos imposibles de remar
Mi primera impresión es de estar comiendo dientudos
(lo que obtenés no vale la pena)
o de hervir cangrejos de barro
y se termina con las garras vacías. En sutileza, deberá competir con los monjes
pero nunca alcanzará a Han Yu.
La vida de un hombre es el rocío
una lámpara que se consume,
por qué tendría que quemarme las orejas
escuchando a este insecto que aparece sólo en otoño?
Dejo el libro un rato,
bebo vino de jade.

Reading the Poetry of Meng Chiao:

Night: reading Meng Chiao's poems,
characters fine as cow's hair.
By the cold lamp, my eyes blur and swim.
Good passages I rarely find -
lone flowers poking up from the mud -
but more hard words that the Odes of Li sao-
jumbled rocks clogging the clear stream,
making rapids too swift for poling.
My first impression is of eating little fishes -
what you get's don't worth the trouble;
or of boiling tiny mud crabs
and ending up with some empty claws.
For refinement he might compete with monks
but he'll never match his master Han Yü.
Man's life is like morning dew,
a flame eating up the oil night by night
Why should I strain my ears
listening to the squeaks of this autumn insect?
Better lay aside the book
and drink my cup of jade-white wine.



Mi casa está
donde el río es una fuente de burbujas
Ahora los oficiales me llevan donde confluye con el mar.
Escuché que acá la marea llega a cuatro metros
y en el invierno todavía veo su marca en la arena
Desde el banco del sur, en Chung-leng,
se ven las Montañas de la Meditación
desde hace tiempo, apareciendo y desapareciendo con las olas
Trato de llegar hasta la cima y hacer foco mirando hacia mi casa,
al norte del río, al sur del río, bocha de montañas!
Llevado por el viaje y apurado por la noche,
pregunto por botes a la costa de enfrente
pero los monjes de la montaña
me obligan a sentarme y ver el atardecer
Viento invisible: en la extensión de agua, arrugas de zapato viejo.
Algunas nubes: sobre medio cielo, una roja, color cola de pez.
Esta noche la luna del río fue de nuevo creciente,
dos miradas y se hunde, el cielo funde a negro tinta
Algo como una antorcha en el corazón del río,
rayos que iluminan las montañas se disparan
asustan a los cuervos quietos
Vuelvo a la cama flasheado, sin convencerme de lo que he visto
ni humano, ni fantasmal, entonces qué?
Todos estos ríos de montaña y ninguno que me lleve
a los cerros de mi zona.
El dios del río envía esta maravilla para censurar mi estupidez,
mis disculpas al dios del río, pero qué puedo hacer?
Si al final no vuelvo a mis propios campos,
dejenló que me castigue como quiera!



My home is where the river first bubbles from a fountain;
now official travels take me to where it meets the sea.
I've heard the tidal bore here rises one chang high;
in this cold days its marks still show in the sand.
On the south bank ant Chung-leng are the Meditation Rocks,
from times past appearing and disappearing with the waves.
I tried climbing the hilltop, gazing far off at home;
north of the river, south of the river, so many hills!
Travel-worn, wary of nightfall, I asked about boats to the shore,
but mountain monks pressed me to stay and watch the sunset.
Faint wind: on the broad water, wrinkles like creases in a shoe;
ragged clouds: over half the sky, a red the color of fish tails.
Tonight the river moon was a new crescent;
at second watch it set, the sky turning inky black.
In the heart of the river was something bright as a torch,
streaming rays lighting the hills, startling the roosting crows.
I went back to bed puzzled, uncertain what I'd seen -
not human, not ghostly, what could it have been?
All these river hills, and I don't go home to hills of my own -
the river god sent this wonder to chide my stupidity!
Apologies to the river god, but right now what can I do?
If in the end I don't return to homeland fields, let him punished me
as he will!



[Doceavo mes, día catorce. Luz de nieve durante la noche. A la otra noche salgo temprano para la villa del Valle del Sur, paro por algo para picar
y tomar en el camino, y llego allá a la tardecita.]

Nevó en el Valle del Sur, una vista impagable
Galopo para llegar antes que la nieve se derrita,
apartando ramas, siguiendo el camino solo
A la vanguardia del amanecer, soy el primero en cruzar Puente Amarillo
para encontrar un techo en la piedra.
No hay donde pasar la noche.
Puesteros muertos de hambre, lo demuestran sus voces roncas.
Sólo el cuervo del atardecer entiende cómo me siento
vuela alto y sus extremidades frías
derraman un millón de escamas



[Twelfth month, fourteen day. Light snow during the night. Next morning early I set out for the village of South Valley, stopped for a bite and a drink on the way, and reached there by evening.]


It snowed in South Valley - a priceless sight.
I raced my horse to get there before it could melt,
pushing back branches, following the trail alone,
ahead of dawn, first to cross the Ocher Bridge -
to find roofs caved in, nowhere to spend the night,
villagers starving: their listless voices show it.
Only the twilight crow knows how I feel -
he flies up and the cold limb sheds a thousand flakes.

Terraza Este

La lluvia lavó la terraza este, la luna brilla limpia
y por donde pasaban hombres de pueblo, ahora pasan campesinos.
Por qué la mente arroja piedras en el paso de la precordillera?
Escucho el ruido que hace mi bastón cuando pisa

Eastern Slope

Rain has washed Eastern Slope, the moon shines clear;
where townsmen walked earlier, farmers pass.
Why mind jagged stones on the hillside path?
I like the ringing sound my stick makes when it strikes.

Pasando por el templo de hai-hui

Tres días en palanquín viajando por las montañas,
hermosas las montañas, pero nunca un paso recto!
Metido en el Cerro de Chipica, casi en el cielo,
contra una quebrada fina llena de monos
hasta encontrar un pequeño agujero,
una alta pagoda ahí enrampada.
Me acalambro la pierna, tengo moretones, mi panza cruje.
Al norte por un puente, marchan los pies de los cargueros
Paredes de atalayas viejas asustan a un kilómetro
Suena la campana mayor. Una multitud de monjes aparece,
me guían hasta el hall principal, sin guardia, incluso de noche.
Una bañera de cedro y un balde de laca salen de nuestros ríos
para bañar el cuerpo, “impecable de una”
Me tiro en la cama y molesto a los vecinos con mis ronquidos
El cielo todavía está oscuro la quinta vez que el tambor suena
Afilados y claros,
los peces de madera nos llaman para el desayuno,
no escucho más voces que un lustrado de zapatos.

Lodging at Hai-hui temple

Three days by palanquin traveling through mountains;
beautiful mountains, but never a level stretch!
Dip toward the yellow springs, rise to the sky,
contest a thread-thin path with monkeys,
Till we reach a narrow hollow, pagoda tall and cramped in it;
things ache with bruises, empty stomach growls.
North across a high bridge, bearers' feet clomping;
walls like old battlements wind a hundred yards.
They sound the great bell - a crowd of monks appears,
leads me to the main hall, unbarred even at night.
Cedar tub and lacquer pail pour out rivers
to wash the body "spotless from the first"
I fall in bed and startle my neighbors with snoring;
the fifth-watch drum booms, the sky still dark.
Sharp and clear the wooden fish calls us to gruel;
I hear no voices, but the scuff of shoes.

Rafting de cien rápidos

[Cuando Wang Ting-kuo me visitaba en P'eng-ch'eng (Hsü-chou), se fue un día en un botecito acompañado por Yeng Ch'hang-tao y tres niñas cantoras, P'an, Ying y Ch'ing, para andar por el Río Suu nomás. Para el norte escalaron el Cerro de la Mujer Sacra, para el sur bajaron por los Rápidos de los Cien Pasos, tocando la flauta, tomando vino, y volviendo a casa con la luz de la luna. Tenía cosas que hacer y no pude ir, pero cuando llegó la noche y me había puesto mi bata de taoísta informal, me paré en la cima de la Torre Amarilla y avisté para donde habían ido, reía y pensaba para mí mismo que "desde que murió el poeta Li Po" hace como trescientos años atrás no había habido expedición tan agraciada. Wang Ting-kuo se fue, y al próximo mes el Maestro Ts'an-liao y yo fuimos a bajar esos mismos rápidos, pensando en esa empresa que nos precedía, y que ya parecía parte de un pasado distante. Susurrandomé hice estos dos poemas. Uno se lo di a Ts'an-liao y el otro se lo mandé a Wang Ting-kuo, y se los había mostrado a Yen Ch'ang-tao y a Shu Yao, y los alenté para que escribieran sobre el mismo tema]

Rápidos en escalera, se arman olas
y el bote disparado al sur estilo submarino.
Vuelan pájaros acuáticos sobre el llanto del barquero.
Cormoranes mongoles se adelantan
Hilos de agua, nudo de piedras
Soy un conejo con águilas encima,
un caballo galope cuesta abajo.
Se le cortó una cuerda al guquín, flecha desde el arco,
luz desde la grieta,
una gota de lluvia rueda por una hoja de loto.
Los cuatro cerros giran alrededor mío. El viento detiene mis oídos.
Sólo veo cómo los remolinos hierven.
Disfruto unas horas entre las montañas,
soy el dios del río coptado por mis inundaciones.
Me rindo ante el cambio que avanza el día y la noche,
me siento, y en un momento pienso, vuelo sobre Silla.
Borrachos que se pelean y salen a robar
y creen que esas espinas no lastimarán a sus camellos dorados,
yo perdí mil kalpas en esa joda!
Miro el agua: inexplicablemente lenta.
Mirá ahí, en la pared de la piedra verde:
agujeros,
nidos de avispas donde otros barqueros clavaron sus remos,
mirá,
y que la mente no se agarre.

El Creador nos puede apurar, pero ¿qué podemos hacer?
Dar la vuelta al bote, montar el potro, salir para la casa,
¡el Maestro Ts'an-liao se queja de que hablo mucho!

Hundred Pace Rapids

[When Wang Ting-kuo was visiting me at P'eng-ch'eng (HsÜ-chou), he went one day in a small boat, accompanied by Yen Ch'ang-tao and three singing girls, P'an, Ying and Ch'ing, for an outing of the Suu River. To the north they climbed Holy Woman Hill, southward they poled down the Hundred Pace Rapids, playing flutes, drinking wine, and returning home by moonlight. I had business to attend to and could not go with them, but when evening came and I have changed into informal Taoist robes, I stood at the top of the Yellow Tower and gazed in the direction they had gone, laughing and thinking to myself that not since the poet Li Po died some three hundred years ago had there been such a merry expedition. Wang Ting-kuo went away, and the following month Master Ts'an-liao and I poled down those same rapids, thinking of that earlier outing, which now seemed like an event of the distant past. Sighing to myself, I made this two poems. One I gave to Ts'an-liao, and the other I sent to Wang Ting-kuo, and I have show them to Yen Ch'ang-tao and Shu Yao-wen and urged them to write on the same theme.]

Long rapids drop steeply, waves leap up;
the light boat shoots south like a plunging shuttle.
Water birds fly up at the boatman's cry;
the tread of water pushed trough tangled rocks.
We're like a rabbit darting from preying hawks,
a fine horse racing down a thousand-foot slope,
a string snapping from a lute, an arrow from a bow,
lightning glimpsed through a crack, a raindrop rolling off a lotus leaf.
The four hills swirl around me, wind stops my ears;
I see only the current boiling in a thousand whirlpools.
Enjoying an hour of delight among these cliffs.
I'm like the river god boasting of autumn floods.
I give into the change that advances day and night;
sit, and in a moment of thought fly beyond Silla.
Men in drunken dreams wrangle and steal,
never believing that thorns will bury the bronze camels.
In this reverie I lose a thousand kalpas;
I stare at the water: it moves with unspeakable slowness
See there, on the face of the green rock bank -
hole like hornets' nests where ancient boatmen braced their poles!
Only make sure the mind never clings!
The Creator may hurry us, but what can we do?
Turn the boat around, mount horse, and go home.
Master Ts'an-liao complains I talk too much!
Notas del Traductor
La traducción de traducción fue siempre una práctica, primero entre juglares, después entre copistas, después entre poetas. La traducción de traducción tiene ya una larga historia que se valida por sí misma. Una traducción así vista no es ya una copia fiel y exacta del original, un intento por imitar a quien traducimos, sino que ha pasado a ser un nuevo momento de creación que tiene fuertes lazos con un texto original, pues ahora él es su fuente, y no esa chispa que suele disparar la mayoría de los poemas de los poetas. La analogía es una constante en la práctica de la traducción, hay quienes afirman que, finalmente, una traducción poética es una analogía entre el espíritu de un poeta y su lengua y otro, aquel que lo traduce. Pero también una analogía entre su léxico, su imaginario, su música.

En las traducciones presentes me valgo de versiones de Burton Watson, reconocido sinólogo, de los poemas de Su Tung P'o, para formar una serie de poemas que pasarían ahora a representar una porción de la imaginación poética de este autor. Elegí a Watson en lugar de a Rexroth, por ejemplo (aunque también practiqué versiones de Rexroth que no incluyo en este volumen), debido a su escasa experiencia poética en relación a su fuerte formación como sinólogo. Así, el "espíritu" de Tung P'o, se me presentaba más claro a través de esta relación claramente semántica de Watson, que a través de la relación poética que entabla un Rexroth. Los poemas, entonces, son reinvenciones pero también traducciones de los poemas de Tung P'o. Tratando así de resolver dos problemas: generar un poema rico en nuestra propia lengua española y respetar al mismo tiempo el sentido que el viejo Tung P'o forjó en estos antiguos textos.
Autor
Su Tung P'o, también escrito con caracteres latinos como Su Dongpo, así llamado, aunque originalmente 蘇軾, fue agricultor, calígrafo, pintor, funcionario y, sobre todo, uno de los mayores poetas de la dinastía Song. Parece haber nacido en el año 1036 D.C., en lo que sería la actual provincia de Sichuan. Su Tung P'o ocupó cargos oficiales en la capital y destierros a lejanos y pequeños puestos rurales por igual medida. Reocorrió gran parte de China, todo el largo del Yangtze y hasta la isla de Hainan, interesándose por el budismo que ya crecía por esas rutas, y también por el taoísmo, gestando así una mente analítica y observadora, aunque también profundamente mística, hecho que ilumina sus poemas.
*Traductor
Tomás Fadel nació en el pueblo de Tunuyán, Mendoza. Poeta, traductor y editor, publicó Los sentimientos del patova (Mendoza, Pan Editorial, 2009), Finca (Colección Chapita, Buenos Aires, 2010; Ese es otro que bien baila, Entre Ríos 2011) y las traducciones de Su Tung P'o Viñas desmoronadas (Colección Chapita, Buenos Aires, 2012). Codirige la editorial Colección Chapita junto a Daniel Durand y Matías Heer desde el 2010. Además, es miembro fundador y parte de la curadoría permanente de Embalse, gimnasio de poesía.