Otra prueba de soledad en el paisaje
Guadalupe Maradei *


Se conoce que sí, de Leticia El Halli Obeid. (Blatt & Ríos, 2012)

Se conoce que sí, es el primer libro que se publica de la artista visual y narradora argentina Leticia El Halli Obeid, en formato e-book, editado por el sello Blatt & Ríos. Esta nouvelle, pieza maestra del género, comienza in media res cuando Elena, la protagonista, despierta –con secuelas de una fiesta de la noche previa que instalan la pregunta no por lo que va a pasar, sino: “¿qué ha pasado?”– en un ómnibus de larga distancia que la conduce a su pueblo natal, en un paraje de Córdoba apenas nombrado por la inicial “N.”

La posibilidad de habitar la casa vacía de su madre, al cuidado de una nueva mascota, prolonga una estadía en la que paradójicamente la inercia y el hastío son motores de la acción. El interior de esa casa es lo primero que percibe como un territorio tan conocido y familiar como incomprensible e incómodo (el piso de cemento de su antiguo cuarto alfombrado le remite a un cráneo al cual le arrancaron el cuero; los souvenirs vetustos que la observan desde los estantes ya resultan imposibles de identificar; la cama, terriblemente angosta). Y “estás igual”, la reiterada frase de bienvenida que brota cortés pero impostada de boca de los lugareños, así como la conversación de su abuela que se regodea en modismos locales y digresiones inconclusas, acrecientan su sensación de intrusión. Un mal viaje, podría decirse, sólo atemperado por alguna aventura sexual o la ingesta grupal de estupefacientes, que constituyen paliativos siempre efímeros.

El punto de vista de Elena organiza la narración, cuyo tono, pese a todo, nunca descansa en la queja o el desprecio. Elena lee el espesor de la historia, de su historia, en la naturaleza, y lo hace a través de una mirada pictórica que hace zoom en las texturas, los matices cromáticos y los juegos de luces y sombras. Así, el fragmento fugaz de la costanera porteña, que puede observar desde la ventanilla del micro cuando recién abandona la terminal de Retiro, se le aparece como una “llanura de escamitas doradas” que logra condensar los paisajes de su infancia mucho más convincentemente que la escenografía fantasmagórica que comporta, en este retorno, el pueblo que la vio crecer.

La relación de esa comunidad con el paisaje es para Elena un escándalo lógico, un cúmulo de posiciones ambiguas que exceden sus marcos de inteligibilidad: su madre cortó los árboles que ella misma había plantado, con el argumento de que oscurecían la casa y, cuando terminó de talarlos, construyó una galería para que le diera sombra, movida por el mismo tipo de racionalidad por la cual los vecinos talaron los plátanos que vestían las veredas del pueblo con el justificativo de que “eran ‘sucios’, y los reemplazaron por unos arbolitos híbridos muy enclenques, que tardaron muchísimo en prosperar y que luego empezaron a largar unas bolitas negras que manchaban el piso como uvas reventadas, sólo que eran manchas indelebles”.

Los lenguajes, la memoria y las visiones de mundo de la protagonista entran en una compleja tensión con los códigos de ese entorno en ese presente, tensión que empuja a un final inesperado que resignifica el viaje, lo emparienta con un rito de pasaje y abre paso a otra historia, que los lectores de Obeid esperaremos con ansia luego de este auspicioso estreno.
*Reseñador
Guadalupe Maradei se desempeña como docente regular en las carreras de Letras y de Edición de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires. Fue editora de la revista ramona en su versión impresa -entre otras publicaciones- y colaboradora de A-desk (Barcelona), Carta (Madrid), Pulgar (Venezuela), Arteamérica (Cuba), Ciudad X (Córdoba), Plebella (Buenos Aires), Los nueve monstruos (Buenos Aires), El interpretador (Buenos Aires). Obtuvo becas de CONICET y del Centro Cultural de la Cooperación "Floreal Gorini". Publicó artículos en torno a escritura crítica contemporánea en la Argentina y el libro de poesía Parra virgen (Ed. Punto Muerto).
Es doctoranda por la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires, especializada en Teoría Cultural. Adminístra el blog: http://astillasdeltiempofuturo.blogspot.com.ar/.