ERROR 404
Julieta Massacese


FOUND FOOTAGE: PARASITISMO Y SIMULACIÓN

El género cinematográfico Found Footage se define por el hecho de encontrar materiales ajenos y volverlos a montar. De allí el carácter apropiador que detenta, y el reciclaje plástico que ejecuta. Es el caso de The Atomic Coffee (1982), un documental sobre la Guerra Fría elaborado a través de una compilación de propaganda oficial de la época y escenas del último tramo de los años dorados de Hollywood. Inversamente, es también Found Footage presentar un material como si hubiera sido encontrado efectivamente. En esta clase de artilugios se encuentran Canibal Holocaust (1980), Zelig (1983) y la taquillera Blair Witch Project (1999). Desde el falso documental, hasta el supuesto material de archivo que aterroriza.

Puede construirse una pequeña genealogía aproximada alrededor de estos procedimientos: El montaje literario de Walter Benjamin. El collage. El ready-made. El de-tournemant (tergiversación) de los situacionalistas. Incluso la Remake. También en la literatura argentina podemos trazar una historia de falsificaciones. Las clásicas borgianas: Herbert Quain, Pierre Menard, César Paladión (por el también falso Bustos Domeq, en colaboración con Bioy Casares); Sara Susana Báez (de Fontanarrosa), y la inigualable Clara Beter (farsa de César Tiempo), que conmovió con sus versos la Buenos Aires de los años '20 y cuyo ejemplo de ficcionalización extrema nos resulta más que nunca inspirador.

Para retornar al cine, el film Tarnation (2003) resalta como espacio de superposición extrema de operaciones. Jonatan Caouette accede a una cámara en su tierna infancia que le permite grabar veinte años de su vida. Se encarga asimismo de recopilar registros de todo tipo a través de los años. Posteriormente dirige y edita la película. El material fue encontrado pero no es estrictamente ajeno. El material intersecta haber sido al mismo tiempo vivido/actuado, producido/encontrado y vuelto a montar. En rigor, no es un documental, aunque lo es, no es ficción, aunque lo es. “Ante todo, aparece el proceso de su metodología. (…) Su sistema productivo es además doméstico, en una extensión operacional de este tratamiento.”. Colapsa tanto las expectativas del género documental como las de la biografía, anula el distanciamiento que propone la disciplina histórica, destruye incluso su posibilidad de ser leído como testimonio.

PROYECTO 3.

Festival Mudanzas 2012. Florencia Mazzone [Ladran Sancho] y Melina Marcow [Club Cultural Matienzo] convocan a Alberto Antonio Romero para participar de la muestra en calidad de joven director, con una obra breve. El Festival Mudanzas propone “mudar” al teatro procedimientos de otros lenguajes artísticos; en su primera presentación, el elegido es el Found Footage. Alberto Antonio se ve atraído por la relación que podría darse entre el linkeo informático y el Found Footage. En primera instancia me convoca en términos de asesoramiento teórico sobre el tema. De nuestras conversaciones esbozamos que en tanto el Found Footage toma materiales aparentemente ajenos, ha de tener una especial relación con las nociones de autoría y de propiedad.

Ninguno de los dos es especialista en cine. Sin embargo, tal como apunta Alberto Antonio posteriormente, al analizar las operaciones puestas en juego en el Found Footage, entramos en una simbiosis involuntaria que nos hace indiferenciar cada vez más esta batería formal de nuestros propios torrentes disciplinares. ¿Todo es Found Footage en la era del linkeo? ¿Todo es material encontrado, a fin de cuentas, puesto nuevamente a circular? La virtualidad comienza a ocupar rápidamente nuestra atención.

Alberto Antonio se encarga de la dirección como es usual. Mi lugar es de montajista y asesora teórica en una puesta aún por verse. Proyecto 3. da en llamarse. Dos actores son convocados, Nicolás Garello y Soledad Gaspari. [Sepan disculpar la sinopsis] Dos mesas de computadora, con sus notebooks, la pantalla de una de ellas proyectada, establecen la escenografía. Los últimos estertores de una pareja transcurren vía Skype y Facebook. Ella, aparentemente, se encuentra en la casa de otro. Él, stalkea (persigue) los rastros virtuales de ese otro y consigue batirlo a duelo en una sala de Counter Strike.

Lo que el teatro concretamente nos permitió, fue la puesta mencionada. Pronto nos dimos cuenta que además de experimentar con la teatralidad y las nuevas tecnologías, precisábamos otros lenguajes y dispositivos. Respecto al cine, adoptamos la vía de registrar en video todo el proceso de Proyecto 3., editarlo raudamente y publicarlo en Internet. Utilizamos una vulgar y venida a menos cámara digital. Nos arriesgamos a poner a prueba un ejercicio filosófico para los tiempos de la tecnociencia, que permita tal vez a la filosofía su aporte particular, en diálogo con todo lo que ella no es. La filosofía comenzó por aportar un marco teórico, pero luego, nos dedicamos a la escritura a cuatro manos. [3. ¿ensaya? ¿Se ensaya? ¿Es ensayo?] Pronto la interdisciplinariedad fue superada: ya no se trataba de cápsulas disciplinares en diálogo enriquecedor, en su lugar todxs fuimos convertidos al paradigma de la impresora multifunción.

LAS CITAS FILOSÓFICAS SON LINKS

A propósito de la novela de Pola Oloixarac, Las teorías salvajes, Sarlo anota que la intertextualidad pertenece a la era de las bibliotecas (y con ella la efectividad de las citaciones más o menos exactas o inventadas en la literatura): “Las citas, alusiones y ficciones teóricas de esta novela son de la era Google, que ha vuelto casi inútil el trabajo de hundir citas cifradas porque nada permanece cifrado más de cinco minutos.” La obra de Oloixarac alude en parte a esta desesperación, que es sufrida sin duda por la disciplina filosófica. La antigua alusión, mención, cita de autoridad se encuentra en el tercer milenio socavada por la hiperdisponibilidad del saber en términos de datos, información. “Después de Google, no hay erudición sino links.”

Las reminiscencias derridianas son evidentes: el carácter iterable (repetible) del signo como distintivo. El signo, huella de huella, que siempre remite a otro, sin original. Todo es copia, copia de copia, en la era infernal de Platón. La repetición del signo introduce su diferencia. Armamento teórico fundamental para comprender el Found Footage. ¿Es Tarnation la vida de Jonathan Caouette, es una copia de la vida? ¿Es el cine una copia de la vida, un re-montaje o es la vida una copia del cine? La pregunta por el original, Eva/Adán de la representación no es tan productiva como los desplazamientos y las provocaciones que pueden generarse a partir de emular gestos fundacionales -desfundamentados, desfundamentantes ya.

METAFÍSICA DELICIOSA la derridiana, pero nuestros regímenes de mercado exigen un análisis que saquee todo lo posible las herramientas teóricas de nuestra amada filósofa y primatóloga Donna Haraway, si no queremos quedar en un afrancesado éxtasis omni-igualador. La trampa de importar esquemas metafísicos a nuestras latitudes consiste en un doble olvido: el del contexto de emergencia de la teoría importada, y el del contexto geográfico de recepción.

Pensar y participar de una “nueva dramaturgia”, de un “nuevo ensayo filosófico”, exige en principio comprender que nuestras tecnologías de escritura operan con los servicios de las empresas multinacionales del “Nuevo Orden Mundial S.A.”. Es en ese sentido que pensamos Internet como una fantasía macabra de la Ilustración, en tanto todo lenguaje “universal” es un universal marcado y político.

A despecho de Hegel, Haraway indica que incluso dialécticamente las contradicciones no se resuelven en totalidades mayores. La ironía es la única operación que nos permitirá lidiar seriamente con ello, en un lugar incómodo que no podremos limpiamente resumir, y que se encuentra más o menos localizado entre varias yuxtaposiciones, entre diversos mundos paralelos que se cohabitan por secciones, que anuncian un mundo en el que no caben infinitos mundos sino en el que se sobreimprimen, se desplazan y se expulsan sectores de mundos.

(En este preciso momento de la escritura, en esta foto de LibreOffice en Ubuntu 12 kernel 03.2.0-37-generic-pae, mi conexión Speedy va y viene. En el contexto geográfico de República de La Boca, nos llegan como máximo 2 mb de velocidad, y ninguna otra compañía de servicios de Internet que pueda competir con ello. A 2700 kilómetros, en la ciudad de Esquel, Provincia del Chubut, idéntica situación monopólica acontece. Haraway señala que local no significa más que parcial y situado (más que localizado), y global, lejos de denotar universal o general, remite a aquello que es distribuido y jerarquizado. Así, se configuran múltiples centros metropolitanos e interiores aún dentro de las mismas ciudades.)

Disciplinadamente tomamos algunos apuntes en un robo-homenaje a Haraway. Con ella pensamos que la convivencia de viejos-nuevos dispositivos, discursos e imágenes ponen en cuestión:

1. La brecha Real e Irreal: en efecto, no es que todo sea ficción, ni todo mera mitología de lo concreto. La objetividad (aunque reclamada en más de un caso, e incluso, como figura, a veces necesaria) está más que derruida. La premisa nietzscheana, por otra parte, de que todo es ficción, a veces olvida que hay ficciones no sólo más útiles que otras, sino incluso más clásicamente ficticias, y que a pesar de todo eventualmente precisamos señalar realidades más o menos difusas. Intentamos pensar así en términos de figuraciones, mímesis y parasitismo.

2. Las tecnologías de escritura y propiedad: En nuestros países no hay linkeo sin spanglish. No hay spanglish sin internet, así como no hay español latino sin televisión internacional. No hay idiomas que no-se-hablan-en-ninguna-parte si no hay plataformas que los reproducen, si no hay niñxs criadxs en ellas que practiquen sus entonaciones de Disney®. No hay esperanto, sin esperantistas, pero los motivos de las lenguas artificiales contemporáneas son del todo diferentes, y nada ingenuos.

UN GRAN CUERPO TELEPÁTICO

“Si pensar es una acción, por qué no linkear?”. La acción: factor central para el teatro y para la ética. Pensar el etiquetado en esta época en que está de moda que “ya fueron las etiquetas”. En la era de la deconstrucción de las identidades... etiquetar es una acción cada vez más extendida. Cyberspanglish, conjugación de verbos ingleses con desinencias típicas del castellano. También disponible en #Twitter.

MAGIA. En la interfaz, el código binario invisible es traducido en visibilidades culturales. Se da una progresión en la historia de la informática que va desde la computadora familiar, más cercana al electrodoméstico, hacia dispositivos cada vez más pequeños y portátiles. Los aparatos se vuelven más crípticos, difíciles de desarmar y arreglar. Aumenta la telemediación y disminuye el carácter mecánico para ser reemplazado por tecnologías micro-integradas. El cable, que pertenece al siglo XX, es reemplazado por la señal de wi-fi.

La máquina clásica es típicamente material, y en ese sentido -en tanto materia transformada- remite al trabajo (humano). La prótesis-smart comunicacional aleja de la materialidad, al mismo tiempo que la inviste con un carácter mágico (de “Progreso”) que en rigor es ideológico y remite a un modo de producción post-post-fordista y descartable. Blackberry promete el infinito de la conectividad, pero sus límites de manipulación son claros: es ante todo una cápsula de híper-estandarización. Mito de la Virgen María (¿Cómo quedó embarazada? ¿Dónde se localiza el sitio web?). Facebook, cuyas oficinas se encuentran en Estados Unidos, tiene la propiedad de instanciarse en cada lugar que pueda convocarlo. Cristianismo de la globalización: mediante el acceso, la salvación. Deus ex machina: la deidad traída por la grúa.

“Cyborg: no hay un cuerpo o hay un cuerpo superpoderoso?". La notebook como una parte del yo, plano de la subjetiva sobre la pantalla. Intimidad orgánica y material, no hay virtualidad sin interacción, se mezclan así sus modos de ser. La Tablet, primerísimo primer plano, el Blackberry ¿podemos postularlo como un órgano? ¿cómo una prótesis, otra boca, otro oído, una batería textual-representacional-sensorial protésica, un minisujeto mediador? ¿un sujetito? Hibridación exitosa entre computadora y teléfono celular: es para estar siempre conectado, en continua diálisis comunicacional.

Del Estal dice que la interfaz [modelo actual] objetiviza todo al tiempo que procede a identificaciones sin fin (la catarsis infinita y que nunca se llena, la máquina que no deja de operar en la propuesta). Proyecto 3. intenta -con la máquina- pensar el teatro. La interacción con los dispositivos configuran el guión, la historia, el personaje ¿un teatro de objetos?

Apostamos por una variedad experimental de dramaturgia del actor, que se desancla de la improvisación, del texto literario y de la estructura. Los personajes tienen Facebook. El universo se configura a partir de allí. Una exposición incómoda, pero no propiamente subjetiva. La cuenta de Facebook, en lugar de la partitura, ¿qué está pasando con el relato?

Las series producidas por las grandes empresas culturales han aumentado su audiencia a través de Internet. En nuestras geografías, la reproducción online o por descarga habilitó un modo particular de consumo, que las corre de su aparición periódica y esperada en televisión. El hecho de poder verlas por maratones dosificados a medida del/x espectador, acerca las series a la experiencia de lectura de la novela: una historia larga que puede ser leída de un tirón o constantemente retomada. Seis temporadas, En busca del tiempo perdido. Esto nos hace pensar que en el contexto de la vorágine efímera de la lectura fotográfica, la inmediatez y el MEME, mucho antes de declarar la muerte de la historia argumental resulta más productivo preguntarse qué mutaciones ha sufrido y cuáles le permiten su supervivencia.

Como en la película El jefe de todo esto, de Lars von Trier, el gerente de la inmobiliaria en la que alquilamos sostiene que el dueño del inmueble que habitamos no coincide con él mismo. Insiste por lo tanto, en comentarnos que ha hablado con el dueño de tal o cual cosa, pero no es otro que él. Decimos o no decimos que todo es ficción, poco importa. Lo que nos resulta fundamental es que para generar nuevas ficciones tenemos que tomar parte allí donde no está suficientemente ficcionalizado y generar condiciones de ficcionalización. Found Footage es la opción económica y a la medida: De Certeau dice que quienes no podemos propiamente producir, imprimimos usos en los productos que nos son impuestos.

Links de Proyecto 3. Blog Página de Facebook Canal en Youtube
*Autora
Julieta Massacese nació en Esquel en 1989. Es estudiante avanzada del Profesorado Universitario y la Licenciatura en Filosofía de la Universidad de Buenos Aires. Participó como expositora de diversos congresos y reuniones académicas. Integra el PRIG Teoría Feminista y el grupo-de-lecturas-queer. Obtuvo la segunda mención en el concurso de ensayo filosófico Filosofía Sub-40, del cual deriva el libro Antología del ensayo filosófico joven en la Argentina, editado por el Fondo de Cultura Económica. Actualmente se encuentra trabajando en un proyecto de investigación escénica y filosófica junto a Alberto Antonio Romero.