La experiencia del espacio interior
Marcelo Daniel Díaz *


Cielos de Córdoba, de Federico Falco
(Editorial Nudista-2011)

Técnicamente en el espacio
no hay ni noches ni días
tan solo silencio

Patricio Foglia.


Es interesante pensar en el modo en que una sociedad se imagina a sí misma en un momento dado de su propia historia con mayúscula. Daniel Link utiliza el término de perceptrón para referirse a un estado de la imaginación colectiva. Y Falco, de alguna manera, logra recuperar sentidos en esa dirección. Pero antes se puede pensar, desde la superficie textual digamos, la novela del autor cordobés desde otro ángulo.
Cielos de Córdoba es una narración que si tuviésemos que usar la categoría de género literario podría ingresar en el de relato de aprendizaje o relato de iniciación. De esta forma es sencillo reconocer, como lector, un dispositivo narrativo compuesto por un maestro, o varios, la focalización de la voz del narrador en un único personaje y la presencia de un proceso de enseñanza-aprendizaje. Aprender es igual a internalizar conocimientos y representaciones y valores sobre el mundo. Pero los géneros literarios, como convenciones de escritura y lectura que se repiten a lo largo del tiempo, existen a veces para ser desmantelados o renovados.
Así Falco, en su texto, logra que el lenguaje, el discurso como una suerte de materia orgánica, se adecué a la vivencia y lo hace desde una actitud despojada de utopías. Por eso si nos toca vivir en el mejor de los mundos posibles, o en el peor, nada hace la diferencia.
La lectura subterránea emerge con la presencia de otros sentidos. Es interesante como en el texto se integran saberes de la experiencia personal e interior con representaciones que en los años 70 eran parte de una fuerza simbólica muy importante a modo de creencias populares.
Por ejemplo: Erich von Däniken publica Recuerdos del futuro y ya circula la idea sobre posibilidad de que somos descendientes de seres extraterrestres. Pablo Cappana le dedica algunos artículos en la revista El Péndulo a estas ideas. Otro texto que configura la imaginación de la época y atraviesa una amplia producción de s.f o de divulgación científica es el proyecto Libro Azul, en el que las mismas fuerzas armadas de Estados Unidos relatan los avistajes registrados durante 1950 hasta 1970 sumado al incidente de Roswell.
Ahora volvamos a los Cielos de Córdoba, la historia es la de un niño que vive con su padre. Su papá es un ufólogo profesional. Su mamá está en el hospital. Lo que aprende Tino, nuestro personaje principal, lo hace entre su despertar sexual y esa inconografía de Science fiction que circula con los libros del padre en las sierras de córdoba.
Hay un punto en el que la narración adquiere una intensidad que parece intraducible: lo que no resultaba empíricamente observable cobra entidad frente a los ojos de Tino. Y la realidad se transforma, en simultáneo, en un vórtice que se devora las cosas queribles.
La novela se vuelve no un manual de instrucciones acerca de qué decisiones debemos tomar en nuestra vida. La novela es otra cosa, es como un signo de interrogación acerca de la experiencia misma, acerca de cómo construimos sentidos, ladrillo por ladrillo, y de cómo de un día para otro, tenemos que trazar una línea de puntos, en el mapa de nuestras familias, para llegar a un destino que no sabemos muy bien donde queda.
*Autor
Marcelo Daniel Díaz nació en 1981. Vive en Río Cuarto (cba). Es profesor y licenciado en letras egresado de la Universidad Nacional de esa ciudad y colabora con la cátedra "Introducción a la Literatura". Participó en la antología “Es lo que hay” llevada a cabo por Lilia Lardone en 2009. Ese mismo año publicó un libro “La sombrilla de Wittgenstein” (poesía, distinguido en el concurso provincial de la Editorial Cartografías) y un conjunto de relatos que se llamó “Los límites de Tlön”. En 2010 participó de las residencias literarias del Centro de Arte Contemporáneo de Córdoba a cargo de Silvio Mattoni, María Teresa Andruetto y Alejo Carbonell. Hace unos meses publicó el libro de poemas “Newton y yo” con editorial Nudista.