Volver Menú
Mi nombre es Rufus
Nicolás Pose*

sobre Mi nombre es Rufus de Juan Terranova
(Interzona, 2008)

Mi nombre es Rufus, publicada por Interzona, es la nueva novela de Juan Terranova. La historia es muy sencilla: es la historia de Birmania, una banda punk que integró el narrador del relato. Pero la novela, gana más por la forma como está escrita que por la historia en sí. Esto es porque es una de esas novelas que no pueden contarse a otra persona, hay que leerla; porque no pasa mucho, sólo recibimos las impresiones del narrador sobre la música que escucha, algunas anécdotas de músicos, recuerdos sobre su banda. La novela está construida a base de mini-capítulos, fragmentos que no superan las 10 líneas en general, y en muchos casos están conformados con tan sólo tres líneas o menos, como “Otros punkies que siguen tocando son los Buzzcocks” o, “Ese fin de año me compré un Marshall Valvestate de 80 watts.” Estos capitulitos, de alguna manera, van construyendo de a poco, más que una historia, un ambiente, un imaginario, a través de las diferentes referencias musicales de todo tipo que se van intercalando con los entretelones de Birmania: como los gustos musicales y la actitud de cada integrante, las locuras del cantante, los ensayos, anécdotas de cuando tocaban en vivo, etc. La forma de la novela es adecuada porque acierta al transmitir la adrenalina, la velocidad, y la sensibilidad del punk, y al mismo tiempo, se filtra por lo bajo la identidad de los jóvenes de los noventa, tan fugaz como la misma música que escuchaban. Pero lo más interesante es que el narrador no es el típico guitarrista punk, es un tipo que sabe de música, y eso es explícito por la cantidad de referencias musicales que aparecen, desde el jazz hasta el punk, además de anécdotas sobre el ambiente de la música, frases de músicos célebres, e incluso referencias sobre amplificadores, cuerdas, y todo lo que hace al trabajo cotidiano de quién está tocando en una banda. Un narrador que llega hasta enumerar los músicos extranjeros que fue a ver, “A lo largo del 93 fuimos a ver a John Cale, a Mike Stern, a John Mayall y al percusionista Alex Acuña. Y fuimos al histórico Obras que dio Pappo´s Blues cuando invitó a Deacon Jones, que era el que tocaba el Hammond B-3 con John Lee Hooker, un recital que duró como cinco horas.”
De esta manera, por la cantidad de referencias que aparecen sobre el mundo de la música, se advierte “un uso casi patológico de la información”, como dice Mauro Libertella, y también este gesto puede llevar a que algunos lectores rotulen al libro como una novela-wikipedia. Así aparecen capitulitos que son sólo información, “Good de Morphine salió en 1992. Cure for Pain, en 1993.”, o “En el 94 se mató Cobain”, “En 1994 también salió Ill Communication de los Beastie Boys”, etc.
Además de las referencias a bandas musicales del exterior, aparece todo el ambiente musical local, y se mencionan ciertos hechos de la historia de nuestro rock, como la muerte de Walter Bulacio, o el episodio del skinhead asesinado en el Parque Rivadavia.Otra cuestión importante, es que el narrador trata de definir lo que es el punk en ciertos momentos del relato: “Una breve historia del punk debería incluir las palabras: Regenerarse. Reciclarse. Ser expresionista. Debería incluir jóvenes pálidos con agujeros en la ropa. Potencia. (...) Alfileres de gancho para tener siempre presente que el dolor es real.”, o, “Y Samuel Fuller dijo que una auténtica película bélica tendría que tener un par de francotiradores atrás de la pantalla disparando contra los espectadores. Bueno, el punk siempre quiso ser una auténtica película bélica.”
Mi nombre es Rufus, es una novela que se lee con la velocidad con que se escucha un disco, y es ideal para ser leída en el colectivo o en el subte. Terranova, a través de los mínimos capítulos, como si fueran papelitos sueltos o anotaciones al azar, además de entregarnos la historia de cómo se constituye y se deshace una banda, historiza sobre el punk, y nos sumerge en el mundo de la música a través de información sobre el tema y de las opiniones del narrador. De ese choque entre las impresiones sensibles del narrador y la información constante sobre el universo de la música, nace una novela original, que sin pretender ser profunda, ahonda en la juventud de los noventa de manera oblicua a través del imaginario musical de un tipo que aprecia ese arte desde adentro.

*Autor
Nicolás Pose nació el 27 de Diciembre de 1980 en Capital Federal. Es narrador y músico, actualmente cursa la licenciatura en Letras en la Universidad de Buenos Aires. Obtuvo el primer premio de narrativa en el VIII Certamen internacional de Poesía y Narrativa Breve “Homenaje a Pablo Neruda”, organizado por la editorial “De los Cuatro Vientos”.