Volver Menú
Taquicardia
Clara Muschietti*
El paso se interrumpe
un camión descarga lácteos en un mercadito
los hombres hacen fuerza
el chino del mercado da instrucciones
yo pienso en la cadena,
en la cadena alimentaria de las cosas,
lo mejor que puede pasar
es que se vendan todas las leches.

En qué franja del mundo estoy
en la que hace qué
en la que cree en qué
en la que jamás piensa en qué


qué soy exactamente
qué virtudes tengo
en qué franja de la bondad entro.

En el medio de la calle hay un auto dado vuelta
lo custodia una mujer policía
ya no hay personas
no hay accidentados
hay un auto dado vuelta
un auto que ya no sirve tanto
me preocupo por la vida de las personas que iban adentro
no sé como encaminar mi preocupación
no sé cuántos eran
si había niños o una mujer embarazada
o un anciano
o alguien feliz.

No tengo idea de mi coeficiente metal
cuánto es, que número tiene
en qué mide más
en qué franja estoy

tengo una enfermedad crónica
me pregunto cuánta gente habrá
en la franja de los enfermos crónicos.

Mi vecina está recién operada de la garganta
tiene un hilito de voz
ella está en esa franja
su hija está en la franja de los niños con problemas de peso
yo estuve en la franja de los niños fóbicos
de las niñas a las que le comieron la lengua los ratones.

En qué franja cabe mi felicidad de hoy
en qué segmento va
no sé nadar
estoy en una franja que no me queda bien
a mí dejame en el agua que no me voy a morir
estoy en esa franja.

Nadie sabe bien en qué franja horaria está mi hermana
ese continente no está en esta franja
mi hermana está en la franja de las mujeres altas
yo estoy en la franja de las bajas
y la miro como cuando era chica
y ella me mira
hay una franja que nos unirá siempre
la franja de los hijos de Mónica y de Ulises.


Se bifurcan las franjas de la identidad
tanto
que dan ganas de correr
hacia la preexistencia.


En el bebé diminuto que vi en el subte
iba la gracia
iba la vida
frágil
nueva
en la madre del bebé diminuto que vi en el subte
iba el miedo a lo inmanejable.

La franja de los recién nacidos
es la franja efímera.

Tengo una franja larga de ilusiones
incrustada en el pecho
del lado de adentro.

Estoy en la franja de los que le deben al psiquiatra
de las chicas con mucho corazón
y muchos lunares
en la franja de los que a veces
duermen mal de noche.


*****


ASMA

te presento mi noche de paz
sin amor
sin fuegos de artificio
es de tarde pero la noche
los secretos del invierno que dije
mi secreto tiene vena
soy primera en un torneo
que no le importa a nadie,
como hija de padres recientemente separados
me dejo acariciar la cabeza por cualquiera
es que un corazón así
en esas circunstancias
es un corazón mareado
golpeado
tengo adentro un órgano golpeado
cagado a palos
soy grosera por necesidad
como es la vida conmigo
me rapa literalmente hablando
no.
te presento la vida amable
que me hubiera gustado
nací, prácticamente
viví
vivo, prácticamente
tirito
el reflejo del agua
me tiñe esta parte del alma
de acá
y me daña eso que llamo “ser adecuado”
o estilo de vida que corresponde con la idiosincrasia
de otra gente
adentro de cada persona hay otra persona
que piensa más o menos lo mismo
pero en otro idioma


*****


Parecía insostenible tanta natación
la tela húmeda adherida a la entrepierna
parecían mentira
las cabezas de silicona
los brazos sincronizados la respiración justa
el cloro hiere
parecía especial que nadara preciso
alguien dijo lo que importaba
armaban
un cuadro las toallas afuera
no tenía que hundirme pero me hundí
una pulserita perdida
siempre me gustaron las misiones imposibles
alguien
un superior me dijo que me retirara
me fui chorreando agua a buscar mi toalla
la que tenía mi nombre en una tirita blanca
pero agarré la de otro y caminé hasta el vestuario
con los ojos rojos la piel levemente arrugada
no quise saber qué nombre tenía impreso la tirita blanca
qué identidad qué paradero qué trauma me envolvía
verde suave con ese perfume a limpio
no quise saber a quién le había dejado
mi toalla azul
mi discusión con llanto de esta mañana.

*************

Del libro: La campeona de nado (Irojo, 2007)


Como una paracaidista sin ideales
caigo en el pasto
o jardín de la casa de alguien
los perros ladran no entienden
los jardines son más ciertos en verano
que yo sea muy feliz y esté convencida de vivir
es más o menos cierto este invierno
que no tenga ideales no es cierto
que los quiera dejar caer para que no perturben
mi vida de chica
es cierto
esta temporada soy la chica feliz que soñaron mis padres
pienso que quizás sea furor este verano.


*****


esta temporada voy a nadar
voy a tener más de una bikini
toda mi idiosincrasia
hacia las más absoluta vacación
ser cualquier persona en malla
ser un cuerpo tibio en la arena
el mar destruye la memoria
cualquier paraíso lo hace
algún día de esta temporada
quisiera detrás del mar
ver el África.

******


este no es el tiempo de las grandes ligas
los pies contra la alfombra
escucho algo sobre los vientos huracanados que azotan
la Florida
ni siquiera puedo imaginar
la Florida
un viento huracanado sí
algo parecido a la conciencia

dicen que el huracán se llevó
no sé cuántas casas y personas
y qué horror
y cuántos perros y autos
y escuelas
y qué horror
ahora parece que soy alérgica
tres días sin dormir

venía en ese taxi y la radio
y el tipo que le disparó al amigo
¿quién es?
y lo de la Florida
¿y la Florida qué es?
y no se por qué pero
en estos días de tanta neblina
y a esta hora me parezco mucho más
a mí
pero a mí antes
me veo todo el tiempo en el reflejo
de la ventana
la bajaría
pero el frío
cierro los ojos pero tengo miedo de dormir
el taxista adelante tararea esa canción
o hace un sonido con la nariz
¿qué hace?

este momento es de cambio
camino sin contar las baldosas
la palabra lago es una palabra inútil
en mi estilo de mi vida
camino sola porque estoy sola
pero todo el tiempo no
o sí
no hay acuerdo

entonces una casa con lago
o un lago
eventualmente un lago
o soy todas o no soy ninguna

*****


Acepto hablar de los campos de polo
pero no de ese caballo que no ve más que el césped
en esta tarde típica mi aspecto engaña
no escucho el ruido pero veo el caballo alejarse
espero en el auto
las ventanas bajas para el sol
tiempo para confirmar que las cosas son las cosas
y mi hebilla roja perdida está sobre el asiento
toda la atención puesta en el caballo sordo
el animal corre por la cancha
está esa escena
y la escena en la que mis ojos brillan debajo de los anteojos prestados
caballo marrón con mancha negra justo arriba del ojo
no te puedo ver
esta mueca que hago con la boca
esta mueca es perfecta
este segundo es alusivo
a los grandes segundos.
*Autor
Clara Muschietti nació el 6 de Enero de 1978. Es fotógrafa y actriz. Realizó seminarios en la Casa de la Poesía con Irene Gruss y Andi Nachón y participó de la clínica del Rojas con Fabián Casas. En el 2006 ganó la convocatoria anual de iROJO, quienes le publicaron su primer libro “La campeona de nado”. Fue seleccionada participar de la antología “Poetas argentinas 1968-1980”, ediciones del dock.